Wyatt Earp, una leyenda del salvaje oeste

Wyatt Earp fue cowboy, granjero, cazador, ayudante del sheriff y forajido. Famoso por tiroteo de O.K. Corral. Él es uno de los grandes representantes del viejo y salvaje Oeste.

Wyatt Berry Stapp Earp nació el 19 de marzo de 1848 en Illinois. En su juventud trabajó en todo tipo de trabajos para ganarse la vida. Earp creció hasta los 180 cm y siempre fue muy fuerte.

En 1868 su familia se mudó a Lamar en Missouri, donde trabajó como alguacil. Al año siguiente se casó con Urilla Sutherland, pero esta murió al poco tiempo, no volvería a casarse.

Se instaló en Peoria, Illinois, desde 1872, donde trabajó como portero de un prostíbulo y cazador de búfalos. Un tiempo después fue detenido en diversas ocasiones acusado de proxenetismo, por lo que tuvo que marcharse.

 

Wyatt Earp sobre 1869

A partir de 1874 se instala en Wichita, Kansas, donde decidió cambiar de vida y empezó a trabajar como ayudante del sheriff. Earp destacó como un buen oficial que conseguía muchos arrestos. Pero al final se peleó con el sheriff y tuvo que abandonar la ciudad otra vez.

Se marchó en Dodge City, donde volvió a trabajar como ayudante del sheriff. Dodge City era una ciudad en el camino de la expansión hacia el oeste, por lo que había mucho que detener y él así lo hizo. Por esa época conoce a Doc Holliday, que lo salvó en una pelea.

Earp no solía disparar, con unos nervios de acero, le solía bastar con intimidar a los que quería detener, por lo que pronto se hizo famoso.

Poco a poco, Earp fue perdiendo la fe en la ley al observar muchas injusticias y corrupción.

Fotografía de Doc Holliday

Para 1879 Dodge City empezó a tranquilizarse, por lo que Earp decidió mudarse junto a sus hermanos más al oeste, siguiendo la frontera en expansión, a la recién fundada Tombstone, en Arizona, donde se había encontrado plata, pero no fueron capaces de entrar en el negocio, por lo que volvió a ser ayudante del sheriff junto a sus hermanos Virgil y Morgan, un trabajo que realmente se le daba bien.

En 1881 se produjo un robo en una diligencia que transportaba plata, sus dos ocupantes aparecieron muertos. Earp empezó a investigar y sabía que había sido una banda local de bandoleros, pero como no lo podía demostrar, forzó a uno de ellos, Ike Clanton, a traicionar a sus compañeros a cambio de la recompensa de 3600 dólares, y este le dió los nombres de los tres responsables.

Junto a sus hermanos y Doc Holliday buscaron a los sospechosos, pero unos meses después estos murieron en un tiroteo y el caso se dio por cerrado. El problema fue que al poco tiempo Ike Clanton le exigió la recompensa a Earp y este no pudo satisfacerlo, por lo que Clanton le juró que se vengaría.

Clanton reunió a su banda para matar a los Earp. Cuando estos se enteraron salieron a su encuentro. Los dos grupos se encuentran en O.K. Corral, donde Earp pidió a Clanton y los suyos que entreguen las armas, pero enseguida se desató un intenso tiroteo.

Virgil, Morgan y Doc acabaron heridos, pero en el otro bando murieron los tres compañeros de Clanton, mientras este escapó. Solo Wyatt quedó intacto. En 30 segundos que duró el tiroteo se dispararon 30 veces. La capacidad de Earp para salir indemne de los tiroteos se hizo famosa.

Las tumbas de los muertos en el tiroteo

Desgraciadamente para Earp, los periódicos y la opinión pública se le echaron encima, los consideraban poco mejores que unos pistoleros, incluso llegaron a ser detenidos, pero pronto saleieron libres.

Un tiempo después Clanton volvió con más hombres y preparó unas emboscadas por la noche. Virgil fue herido de gravedad en plena calle y Morgan asesinado mientras estaba con Wyatt.

Wyatt Earp juró venganza, se tomaría la justicia por su mano. Junto a Doc Holliday y otros hombres se dedicaron a perseguir y matar a la banda de Clanton. Tras matar a sangre fría a dos hombres y sobrevivir de nuevo sin heridas a un tiroteo donde murieron otros dos, Earp tuvo que retirarse de su búsqueda de venganza, cada vez más gente estaba en su contra y sabía que ya lo buscaban para llevarlo antes la ley. Earp se convirtió en un forajido.

Earp decidió que era el momento de dejarlo, se marchó de Arizona y desapareció de la vida pública.

Durante años Earp mantuvo un perfil bajo, hasta que décadas después reapareció en Hollywood, como asesor de un nuevo tipo de películas que se estaban haciendo muy famosas, los Wéstern.

Wyatt Earp en 1923

Por esta época empieza a contar su historia a biógrafos mientras asesora en muchas películas, haciéndose de nuevo un hueco entre la opinión pública, que ahora lo idolatraba como el último representante de un pasado fascinante y feroz. John Wayne, que conocería a Earp, se basaría en él para convertirse en la gran estrella del cine del oeste.

Wyatt Earp moriría en 1929, a los 81 años, rodeado por su leyenda.

 

 

 

*la foto de portada es de la película Tombstone, de 1993, protagonizada por Kurt Russel y Val Kilmer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *