Nicolás I de Montenegro, el Único

Nicolás I descendía de una larga estirpe de príncipes-obispos de Montenegro, en 1860 ascendió al poder y consiguió llegar a ser rey de 1910 a 1918, cuando fue destronado. Convirtiéndose en el único rey de la historia de Montenegro.

Nicolás Mirkov Petrović-Njegoš nació en 1841, era hijo de Mirko Petrović-Njegoš, el Gran Duque de Grahovo, hermano de Danilo I, Vladika o príncipe-obispo de Montenegro.

Los príncipes-obispo eran los líderes religiosos-políticos de Montenegro desde 1697, todos pertenecientes a la familia Petrović-Njegoš. Como era un puesto religioso, los príncipe-obispo no tenían hijos y el puesto era ocupado por un sobrino.

El príncipe-obispo Danilo I por Johann Böss. https://commons.wikimedia.org/

El principado de Montenegro era un pequeñísimo estado montañoso y pobre que disfrutaba de un estado de semi independencia ante el Imperio Otomano, que consideraba suyo el territorio pero no se molestaba por él.

El tío de Nicolás, Danilo I, una vez que llegó al poder, acabó con la tradición al rechazar el celibato y casarse, indicando que la línea de sucesión serían sus hijos. Pero desgraciadamente para él no tuvo hijos, y al final, sería su sobrino Nicolás el que lo heredaría.

Nicolás fue educado por su tía Danika, la esposa de Danilo I, para que se convirtiera en el mejor líder posible. Fue enviado a París, al liceo Louis-le-Grand, para completar su formación académica. Nicolás demostró tener capacidad de liderazgo y también resultó un buen poeta.

Durante esta época, su tío y su padre, como líder militar, consiguieron grandes avances, consiguiendo la independencia de facto ante los otomanos en 1858.

Pero en 1860, su tío Danilo I fue asesinado en un atentado y Nicolás, que sólo contaba con 19 años, asumió el liderazgo del país como el príncipe Nicolás I de Montenegro.

Nicolás I como Príncipe de Montenegro.
https://commons.wikimedia.org/

Al poco tiempo se casó con Milena Vukotić, hija de un líder local, con la que tuvo doce hijos.

Nicolás intentó, con bastante éxito, mejorar al país con una serie de reformas, pero enseguida tuvo que volver a luchar contra los otomanos, que querían recuperar el poder, consiguiendo mantener al país independiente.

Fue un gran diplomático y viajó por muchas cortes europeas, haciéndose especialmente amigo del zar de Rusia, Alejandro II, consiguiendo su apoyo político y militar. También demostró ser un buen estratega al alejarse de las numerosas guerras que asolaban el territorio de los Balcanes donde competían dos potencias, el Imperio Otomano y el Imperio Austrohúngaro.

Uno de sus mayores logros diplomáticos fue casar a cinco de sus hijas con herederos de algunas de las principales casas reales, como Italia o Serbia.

Pero también sabía cuando luchar, y en 1876 le declaró la guerra a los otomanos y tras dos años de lucha conquistó territorio suficiente como para hacerse con una salida al Mar Adriático. Aprovechando el fin de la guerra ruso-turca, en el Congreso de Berlín consiguió que se reconociera a Montenegro como un estado independiente por todas las potencias europeas.

Durante los siguientes años disfrutó de una gran popularidad a la par de la notable mejoría en todos los aspectos del país, que vivió una gran época de prosperidad.

Sus reformas legales trajeron más aperturismo, permitiendo la libertad de prensa y redactando la primera constitución del país en 1905.

En 1910, aprovechando el cincuenta aniversario de su llegada al poder, fue un paso más allá y se proclamó rey, pasando Montenegro de ser un principado a un reino.

Nicolás I y su extensa familia en su coronación como rey.
https://commons.wikimedia.org/

Pero la inestabilidad de la zona de los Balcanes terminó por afectarle.

En 1912 estalló la Guerra de los Balcanes, donde Bulgaria, Grecia, Serbia y Montenegro consiguieron expulsar de la zona a los otomanos, y aunque los países después se pelearon entre ellos por el reparto territorial, Montenegro salió relativamente indemne y reforzado del conflicto.

Pero en 1914 comenzó la Primera Guerra Mundial y Montenegro, aliada de Rusia y Serbia, entró en el bando de la Triple Entente. Pero tanto Serbia como Montenegro son derrotadas por el Imperio Austrohúngaro que ocupó todo el territorio.

Nicolás I y su familia huyeron a Francia, llegando a visitar las trincheras francesas, donde aún luchaban algunos de sus súbditos bajo la bandera francesa.

Nicolás I y su esposa, con algunos de sus hijos, en sus últimos años.
https://commons.wikimedia.org/

Al acabar la guerra en 1918, la nueva asamblea revolucionaria de Podgorica, capital de Montenegro, decidió destituir al rey y unirse a Serbia, que a su vez formó un estado más grande, el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, que en 1929 pasaría a llamarse Yugoslavia.

Nicolás, aunque reclamó el trono, no pudo hacer nada y se quedó en el exilio en Francia, se instaló en Antibes, en la Riviera francesa, donde pasó sus últimos años, rodeado de su familia, hasta su muerte en 1921.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up