Mitos y Leyendas: Thor y su martillo

Thor, el dios del trueno, es uno de los dioses nórdicos más conocidos y su martillo, el Mjolnir, su arma más icónica.

El martillo de Thor es una de esas armas legendarias que todo el mundo conoce ¿Pero de dónde sacó Thor su martillo? Pues como no, todo parte de una jugarreta del dios más travieso, Loki.

Tras una borrachera, a Loki le pareció que sería divertido dejar completamente calva a Sif, la esposa de Thor, y cuando este se enteró fue a por Loki y lo amenazó con romperle todos los huesos del cuerpo.

Loki, para solucionarlo, consiguió con engaños que unos enanos, Brokk y Eitri, fabricaran una serie de objetos mágicos, entre ellos el martillo.

El Mjolnir, “fabricante de relámpagos”, era un martillo irrompible, que siempre acertaba en el blanco cuando se lanzaba y que siempre volvía a las manos de Thor, además podía cambiar de tamaño para transportarlo como si fuera un llavero.

Thor con su martillo y su carro, por Johannes Gehrts

Pero tenía una mácula, su mango era algo más corto de lo habitual, porque Loki había interrumpido a los enanos cuando lo fabricaban y había salido defectuoso. Aún así poco le importaba a Thor, que disfrutaba sobremanera con su martillo en las numerosas peleas en las que se metía.

Un día, al despertarse, Thor se dio cuenta de que su martillo no estaba. Preocupado fue en busca de Loki, porque o bien había sido él o bien sabría qué había pasado.

Loki salió en su búsqueda y descubrió que lo tenía Thrym, el Señor de los gigantes de hielo, los principales enemigos de los dioses, que lo había escondido donde nadie podría encontrarlo. Para entregarlo pedía la mano de Freya, la más bella de las diosas.

Thor y Loki fueron a junto Freya a decirle que se tenía que casar con el gigante. La furia y cólera de Freya fue tan grande que los asustó y se marcharon apresuradamente de los aposentos de la diosa.

Al final no le quedó más remedio que convocar a todos los dioses y decirles lo que había pasado, la pérdida del martillo debilitaba sus defensas enormemente. Entre todos no sabían qué hacer hasta que Heimdall, el que todo lo ve, elaboró un plan.

Disfrazaron a Thor de Freya como novia y a Loki de su doncella y los mandaron al encuentro del gigante. Thor, vestido como la novia más resplandeciente, con un velo sobre su peluda cara, se montó en su carro tirado por sus dos cabras, Gruñidor y Crujedientes, y junto a Loki se marchó enfadado y enfurruñado al hogar del señor de los gigantes.

Thor vestido de novia por Elmer Boyd Smith

Cuando llegaron les prepararon un festín para celebrar la futura unión, Thor estaba muy incómodo y nervioso, así que la voz cantante la llevaba Loki.

Cuando llegó la comida, Thor, que a pesar de su incomodidad no había perdido su enorme apetito empezó a comer… Devoró un buey entero, ocho salmones, tres toneles de hidromiel y todas las bandejas de pasteles que le ponían delante

A Thrym esto le pareció un poco raro, pero Loki lo convenció de que era porque la novia estaba nerviosa por su casamiento y llevaba días sin comer.

Cuando Thor acabó con toda la comida empezó la celebración de la boda.  Thrym hizo traer el Mjolnir para usarlo como presente que sellaría la boda. Cuatro gigantes, con muchas dificultades, lo consiguieron poner en el regazo de la novia “Freya”.

Thrym le pidió a su futura esposa que dijera algo, y vaya si dijo algo… Thor agarró el martillo y le gritó que jamás debería habérselo robado, mientras le descargaba un martillazo en la cabeza, matándolo al instante.

El resto de los invitados corrieron la misma suerte. Los dos dioses volvieron alegremente a Asgard.

Thor vivió muchas más increíbles aventuras que en otro momento habrá que narrar, dónde su martillo siempre le ayudó.

Thor luchando contra Jörmundgander por Emil Doepler «el joven»

Y en el final de los tiempos, en el Ragnarok, Thor blandirá su martillo contra Jörmundgander, la enorme serpiente de Midgard, que envuelve el mundo. Thor le aplastará la cabeza gracias al Mjolnir, pero morirá por el veneno de los colmillos de Jörmundgander.

Y ese será el final del Dios del trueno, muerto haciendo lo que más le gustaba, pelear y matar con su martillo en la mano.

 

 

Si queréis un libro sobre mitología nórdica os recomiendo Mitos nórdicos de Neil Gaiman, de donde saqué parte de la información.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up