Mitos Veraniegos: Si estoy broncead@ no necesito protección solar.

Mucha  gente se cree que cuando esta morena ya no necesita protección solar o baja de un factor 50 a un 15 (sin reaplicar cuando es necesario)… Hoy vamos a por este mito veraniego que a largo plazo puede tener graves consecuencias…

Del cáncer de piel y de los distintos filtros solares ya hablé en otros posts. Hoy vamos a centrarnos en cómo se broncea nuestra piel y que significa realmente este proceso.

Vamos a la playa calienta el sol…

Hace 400 años se usaba arsénico y carbonato de plomo, ambos tóxicos, para parecer más blancos y desde los años 20, por qué Coco Chanel se quemó, queremos ser clones de Cristiano Ronaldo.

El oscurecimiento de nuestra se debe a que cuando inciden en ella los rayos ultravioletas (tanto del sol como de una lampara de solarium) unas células que se encuentran en la epidermis (primera capa de nuestra piel) llamadas melanocitos sintetizan un “pigmento” que es la melanina.

Es decir estas células con el sol empiezan a trabajar como locas para intentar minimizar el daño de este; pero este trabajo “excesivo” puede llegar a desencadenar un melanoma, es decir, un cáncer de piel. No es bueno que nuestras células trabajen ni mucho ni poco.

Además del melanoma una excesiva exposicion solar sin proteccion puede causar:

  • Envejecimiento prematuro de la piel:  Más gruesa, curtida y arrugada también manchas oscuras. Esto ocurre porque la exposición a largo plazo a los rayos UV.
  • Cáncer de piel, incluyendo melanoma: Los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel e interfiere con la capacidad de su cuerpo para combatir el cáncer
  • Queratosis actínica: Se trata de una especie de parche espeso y escamoso en las zonas expuestas al sol, como la cara, el cuero cabelludo, la parte posterior de las manos o el pecho. Puede llegar a ser canceroso.
  • Daño ocular:  Cataratas y fotoqueratitis (ceguera de la nieve).

Como veís nuestro bronceado es una respuesta de nuestro cuerpo al daño solar para intentar minimizarlo pero no por ello estamos “Protegidos”. Siempre usad protección solar y reaplicarla podéis complementarla con los comprimidos de betacarotenos, este se mete en nuestra piel y se oxida él mismo, pero nunca es un sustituto de los filtros solares, es un añadido para tener un bronceado más sano y más bonito.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *