Mayoriano, el último gran emperador romano de occidente

Mayoriano fue el último emperador de Roma que intentó mantener al Imperio occidental unido y fuerte luchando contra su inevitable debacle. A punto estuvo de conseguirlo, pero el destino y la traición se lo impidieron.

Julio Valerio Mayoriano nació sobre el año 420 en una familia con tradición militar, su abuelo fue magister militum (máxima autoridad militar en cada diócesis) del emperador Teodosio I.

Él mismo pronto empezó la carrera militar bajo el auspicio del mejor militar de su época, el magister militum Flavio Aecio. En esta época conoció al que sería su amigo y posteriormente rival, el suevo-visigodo Ricimero. A estas alturas era muy habitual que los llamados bárbaros formaran parte del mundo militar romano, llegando a ser en algunas ocasiones la mitad del total de tropas del Imperio.

Con Flavio Aecio se desarrolló como un militar muy competente, cosa que le valdría de mucho cuándo llegó a emperador.

Pero mientras tanto destacó militarmente en el reinado del emperador Valentiniano III y acabó metido en las típicas conjuras palaciegas de la época.

El Imperio, y sobre todo su parte occidental, arrastraba desde hacía ya mucho una inestabilidad política y militar preocupante, siendo cada vez más dependientes de los mismos bárbaros que presionaban sus fronteras.

Por este motivo, las conjuras, traiciones y asesinatos se agolpaban en la corte imperial de Rávena (Roma ya no era lo suficientemente segura para los emperadores).

Una de estas conjuras supuso su enemistad con el poderosísimo Flavio Aecio. Dada la buena posición social y militar de Mayoriano, el emperador Valentiniano III, que no tenía herederos varones, lo convirtió en uno de los potenciales esposos para su hija, pero Flavio Aecio quería que ese puesto fuese para su hijo Gaudencio y así entroncar con la familia imperial.

Mayoriano acabó exiliado de la corte, a la que no pudo volver hasta el asesinato de Flavio Aecio ordenado por Valentiniano III en el 454.

Pero al año siguiente fue el propio emperador el asesinado a manos de leales a Aecio.

Se desató una guerra civil donde destacó Mayoriano y su amigo Ricimero, apoyados por la viuda y la hija de Valentiniano III.

Pero el que consiguió ascender al trono fue el senador Petronio Máximo, que buscó pactos para afianzar su posición, entre ellos nombró jefe de la Guardia imperial a Mayoriano.

La debilidad de Roma era más que evidente y los vándalos de Genserico marcharon sobre Roma y la saquearon en el famoso Saqueo de Roma del 455. Petronio Máximo fue asesinado durante el asedio por los ciudadanos de Roma, indignados ante un emperador que no los podía defender. Apenas llevaba unas semanas en el trono.

Saqueo de Roma por los bárbaros en 455 E.C. Óleo por Karl Bruillov.

El nuevo emperador fue el galo-romano Eparquio Avito, magister militum en la Galia.

Mayoriano y Ricimero apoyaron al nuevo emperador, pero este enseguida perdió apoyos entre las élites romanas y los dos amigos se rebelaron contra él, derrotándolo en Plascencia en el 457 y obligándolo a abdicar, este se refugió con los visigodos, que lo habían aupado al poder.

En este momento se produjo un vacío de poder. En Oriente acababa de subir al trono León I, que no apoyó a ningún candidato, pero recompensó a Mayoriano y Ricimero nombrándolos magister militum.

Poco después un ejército alamán penetró hasta Italia, pero el ejército de Mayoriano los derrotó. Tras esto las legiones de Italia lo proclamaron emperador.

Mayoriano consiguió que el emperador oriental lo aceptase, pero, aunque nominalmente era el César de Occidente en realidad no controlaba más que la península Itálica y estaba rodeado de enemigos. Con la Galia bajo el control de francos, burgundios y visigodos, que también controlaban parte de Hispania y con los vándalos en el norte de África, Mayoriano se iba a tener que esforzar para recuperar el antiguo esplendor imperial romano.

Primero rechazó una invasión vándala en el sur de Italia en el 458 para después pasar al ataque.

Su primer objetivo fue la Galia, primero derrotó a los burgundios y después a los visigodos en la Batalla de Arelate, echándolos de la Septimania (actual sur de Francia) y obligándolos a volver a aceptar el foederati, volvían a ser vasallos del imperio.

Con esto tomó también el control de la Hispania visigoda y terminó de afianzar su liderazgo en occidente.

Un sólido, moneda imperial de oro, con la esfinge de Mayoriano. https://commons.wikimedia.org/

Sólo le restaba acabar con los vándalos que se habían convertido en piratas y en los amos del Mediterráneo.

En el 460 empezó la nueva campaña, mientras mandaba tropas a Sicilia, controlada por los vándalos y a Hispania para derrotar a los suevos, los únicos bárbaros independientes que quedaban en la península, preparó una enorme flota en Cartagena para atacar Cartago, la capital vándala.

Pero el rey vándalo, Ricimero, sobornó a los encargados de custodiar la flota y en la Batalla de Cartagena destruyó y capturó la mayor parte de los barcos.

Mayoriano no pudo hacer nada y perdió la oportunidad de poder atacar África y recuperar la provincia.

 

El Imperio Romano Occidental bajo Mayoriano. https://commons.wikimedia.org/

 

Tras firmar la paz con Ricimero, Mayoriano decidió volver sólo acompañado de una pequeña guardia a Italia, esto se convertiría en un error fatal.

En su corto y exitoso reinado en el que a punto estuvo de recuperar la mayor parte del antiguo imperio occidental se ganó poderosos enemigos, pero ninguno peor que Ricimero.

Mientras ascendían en el escalafón social y militar los dos fueron grandes amigos, pero la buena estrella de Mayoriano terminó por eclipsar a Ricimero, al que pudieron los celos.

Ricimero era hijo de una princesa sueva y un príncipe visigodo, además era arriano, por lo que jamás podría acceder al trono imperial. Como Mayoriano, consiguió gran poder gracias a sus éxitos militares, llegando a ser el hombre más poderoso de Roma, a pesar de ser uno más de los magister militum de occidente.

Pero el ascenso de Mayoriano, al que no pudo controlar, supuso un duro revés para él. Así que se convirtió en su oposición, esperando a que el emperador flaquease. Y esa oportunidad llegó tras la derrota en Cartagena.

En su vuelta a Italia, Mayoriano se encontró en Tortona de pronto rodeado por un ejército enemigo, el de su antiguo colega Ricimero.

En desventaja numérica brutal, no pudo hacer otra cosa que rendirse.

Ricimero le obligó a abdicar el 3 de agosto del 461, tras tres días de torturas, fue decapitado.

Mayoriano fue el último emperador occidental que intentó restaurar la perdida unidad romana y devolver al imperio a sus días de esplendor, tras él, y con Ricimero en la sombra, Roma empezó su caída definitiva hasta su disgregación total en occidente.

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.abc.es/historia/abci-misterioso-asesinato-ultimo-gran-emperador-roma-barbaro-sangre-visigoda-202011161433_noticia.html

https://www.efemeridespedrobeltran.com/es/eventos/noviembre-1/mayoriano-el-ultimo-emperador-de-occidente-que-intento-restaurar-el-poderio-romano-y-proteger-al-imperio-romano-de-occidente-de-la-desaparicion.-fue-emperador-desde-457-a-461.-hoy-1-de-noviembre-de-420-nace-mayoriano

https://www.youtube.com/watch?v=Hg7Y2uNJE8Q&ab_channel=LaHistoriadeEspa%C3%B1a

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up