Los tres unificadores de Japón (II): Toyotomi Hideyoshi

Toyotomi Hideyoshi sucedió a Oda Nobunaga en el poder. Tras vengar a su antiguo señor y convertirse en el hombre más poderoso del país, se dedicó a pacificarlo y a reformarlo, dejándolo todo preparado, pese a que ese no era su deseo, para el inicio del Shogunato Tokugawa.

Hideyoshi no era de ninguna familia o clan samurái, ni siquiera de una familia poderosa. Era el hijo de un soldado que había conseguido escalar socialmente poco a poco bajo el paraguas del clan Oda.

Se estima que nació sobre 1537 pero apenas hay algún tipo de documentación sobre él. Hay alguna leyenda sobre sus primeros años, que cuenta que vivió aventuras aquí y allá hasta que sobre 1557 entró al servicio de Oda Nobunaga.

En 1560 era ya uno de los generales de Oda en su victoria en la Batalla de Okehazama que convirtió a su señor en uno de los daimyos más poderosos del país.

Siguió al lado de Nobunaga como uno de sus más fieles y mejores generales hasta el asesinato de este en el Incidente de Honnō-ji en 1582.

Retrato de Toyotomi Hideyoshi que se conserva en el tempo de Kōdai-ji en Kyoto, Japón. https://commons.wikimedia.org/

Hideyoshi fue el primero de los grandes generales, y el único en condiciones de vengarlo en ese momento, que se enteró de la muerte de Nobunaga. Se encontraba asediando un castillo del clan Mōri cuando recibió la noticia. Rápidamente consiguió firmar una tregua y regresar a los dominios de su fallecido señor.

Su vuelta fue tan rápida que cogió desprevenido a Akechi Mitsuhide, el traidor a Nobunaga que intentaba ganar adeptos para su causa, y lo derrotó en la Batalla de Yamazaki, apenas dos semanas después de la muerte de Oda Nobunaga.

Ahora era el momento de buscar al nuevo líder del clan Oda. Uno de los candidatos era Oda Nobutaka, hijo de Nobunaga y apoyado por el otro general más poderoso que quedaba, Shibata Katsuie, pero Hideyoshi decidió apostar por Oda Nobukatsu, el otro hijo superviviente.

El conflicto se solucionó en la Batalla de Shizugatake, donde Hideyoshi ganó y se convirtió en el principal líder del clan Oda, tras la muerte de Shibata y Nobutaka.

Batalla de Shizugatake por Utagawa Toyonobu. https://commons.wikimedia.org/

Pero en los planes de Hideyoshi no estaba entregar el poder, y cuando Oda Nobukatsu se dio cuenta rompió con él e intentó hacer valer su ascendencia para frenar a Hideyoshi. Consiguió atraer a su lado a Tokugawa Ieyasu, y entre los dos se prepararon para derrotar a Hideyoshi.

Hideyoshi decidió atacarlos y tras algunos combates llegó el definitivo en la Batalla de Komaki y Nagakute  de 1584. En ella, Hideyoshi y sus generales, al ver que no eran capaces de derrotar a Ieyasu, atacaron y capturaron a Nobukatsu, poniendo fin a la batalla.

En ese momento Hideyoshi tomaría una decisión que repercutiría en la historia de Japón. Decidió perdonar la vida y convertir en vasallo a Tokugawa Ieyasu, que le serviría hasta ver su oportunidad.

Ahora Hideyoshi era el amo y señor de Japón, sin el shogunato, él era quien controlaba todo, incluido al emperador. A diferencia de Nobunaga, Hideyoshi era un diplomático y consiguió más con la negociación que con las armas, a pesar de que atacó e invadió otros territorios cuando lo vio necesario.

Para conseguir legitimarse en el poder a pesar de sus orígenes humildes, consiguió ser nombrado Kanpaku o regente imperial, al no poder acceder al título de Shogun por esos mismos orígenes. A partir de 1586 fue conocido oficialmente como Toyotomi Hideyoshi.

Ese mismo año derrotó a uno de los pocos clanes que aún se le resistía, el clan Shimazu, convirtiéndolo en vasallo y en 1590 conquistó al clan Hōjō. Tras eso, el último daimyo importante que no era su aliado, Date Masamune, el Dragón de un solo ojo, le rindió pleitesía.

Hideyoshi había conseguido unificar el país bajo su mando.

Toyotomi Hideyoshi vestido para la batalla a lomos de su caballo con su particular casco, que se convirtió en su símbolo en combate. https://commons.wikimedia.org/

Durante esos años empezó también una campaña de reconversión interna en el país, modificando numerosas leyes y tradiciones para unificar y estabilizar al país. Entre sus medidas más conocidas fue la de prohibir las armas a los campesinos, ahora sólo los samuráis podían portarlas, creando una diferencia significativa entre las dos clases sociales.

Con todo Japón controlado, Hideyoshi nombró sucesor a su sobrino Hidetsugu, tras la muerte de su único hijo, y se preparó para realizar el plan más ambicioso de su vida. La conquista de Corea.

Los planes para salir de la isla e invadir no Corea, sino China venían ya de Oda Nobunaga, Hidesyoshi los hizo suyos porque creía que esa era la forma de crear una dinastía que perpetuase su legado.

Pero en las negociaciones con Corea para que los dejasen pasar hacia China, se encontraron con la negativa de los coreanos, por lo que los planes cambiaron, primero tendría que caer la península coreana.

En 1592 doscientos mil hombres llegaron a Corea y en sólo cuatro meses habían tomado ya Seúl y Pyongyang. Pero el avance había sido tan rápido que sus líneas de suministros eran débiles y fueron atacadas por guerrilla coreana, que unida a la llegada de tropas chinas y a la defensa del mar de la flota coreana hicieron ceder terreno a los japoneses, hasta volver a quedarse con una franja costera en el sur, donde se hicieron fuertes.

Los japoneses desembarcando en Corea. https://commons.wikimedia.org/

Hideyoshi intentó negociar un alto al fuego con China, pero fue inútil.

Mientras tanto, en Japón, Hideyoshi seguía intentando terminar de conseguir su gran ansiada unificación total de la sociedad y el territorio japonés bajo su régimen. Por ello encontró un nuevo enemigo en los pocos cristianos de la isla, algo que mantendría vigente el shogunato Tokugawa.

También en 1592 nació su segundo hijo, Hideyori, lo que planteó un problema sucesorio, Hideyoshi lo arregló obligando a cometer sepukku en 1595.

La conquista de Corea sólo iba de mal en peor y un nuevo intento de tomar la iniciativa en 1597 acabó en fracaso, perdiendo Japón muchísimos hombres y recursos.

Pero en septiembre de 1598 Hideyoshi murió. Con la invasión aún en marcha y siendo su heredero un niño pequeño, se decidió ocultar durante un tiempo, el control lo tomó el Consejo de los Cinco Regentes, entre los que estaba Tokugawa Ieyasu. El consejo acabó con la invasión y trajo de nuevo a las tropas a casa tras un desastre sin paliativos.

Después se anunció de forma oficial la muerte de Hideyoshi y que el Consejo gobernaría hasta la mayoría de edad de Hideyori, pero Tokugawa Ieyasu tenía otros planes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up