Las hijas del capitán

Nueva York, 1936. La pequeña casa de comidas El Capitán arranca su andadura en la calle catorce, uno de los enclaves de la colonia española que por entonces reside en la ciudad. La muerte accidental de su dueño, Emilio Arenas, obliga a sus hijas veinteañeras a asumir las riendas del negocio mientras en los tribunales se resuelve el cobro de una prometedora indemnización. Abatidas y acosadas por la urgente necesidad de sobrevivir, las temperamentales Victoria, Mona y Luz Arenas se abrirán paso entre rascacielos, compatriotas, adversidades y amores, decididas a convertir un sueño en realidad.

Las hijas del Capitán despliega la historia de tres jóvenes españolas que cruzaron a la fuerza un océano, se asentaron en una urbe deslumbrante y lucharon con arrojo para encontrar su camino: un tributo a las mujeres que resisten cuando los vientos soplan en contra, y un homenaje a todos aquellos valientes que vivieron la aventura a menudo épica y casi siempre incierta de la emigración

Mis impresiones y reseña

La novela que os traigo hoy, es de María dueñas, se trata de su cuarta novela, las hijas del capitán. En ella rinde homenaje a una de las colonias españolas que vivió en Nueva York durante el siglo XX.

Después de que me regalaran la novela por mi cumpleaños y leerme la contraportada, tenía muchas ganas de leerlo.

Una escritora del calibre de María Dueñas, que vende miles de libros, que sus novelas están traducidas a varios idiomas, no podía ser sinónimo de decepción.

El libro está narrado en tercera persona, a mi parecer es un libro muy monótono, demasiado descriptivo, donde apenas suceden cosas interesantes y no tiene una trama que te mantenga en vilo y con ganas de seguir leyendo, en definitiva, me pareció bastante aburrido y me costó terminarlo. Me decepcionó que el epílogo (que apenas son cinco páginas) resolviese tan rápido una trama que se merecía más de un capítulo.

Los personajes principales, las tres hermanas Arenas (Victoria, Mona y Luz) no están trabajados psocilogicamente de una forma muy profunda. Le falta carisma para llegar a entenderlas, a empatizar.

El personaje que más me gustó es el de Mona, que pese a las vicisitudes que se le presentan, es la primera en coger las riendas y buscar soluciones.

Con algo que os encontrareis (si leéis la novela) es con la interacción de personajes reales como el despiadado cazatalentos Frank Kruzan, o Alfonso de Borbón y Battenberg, exiliado en Estados Unidos tras la segunda república.

Los que me leéis habitualmente, sabéis que no me gusta hacer críticas negativas,ni influenciar negativamente sobre algo, pero debo ser sincera y exponeros la gran decepción que me llevé, puede ser que mis expectativas fueran muy altas y que al leer la contraportada me imaginé una historia distinta. Lo que os puedo recomendar, es que si os atrae un libro, tengáis el criterio suficiente para leerlo y valorarlo vosotros mismos. Si lo habéis leído o cuando lo hagáis me gustaría saber vuestra opinión.

Las hermanas Arenas (Victoria, Mona y Luz) Nunca fueron niñas dóciles, siempre camparon a sus anchas y plantaron cara a las adversidades. Eran bien pequeñas cuando aprendieron a pelearse, y así como empleaban las manos, no carecían de una lengua despiadada. Se buscaron siempre la vida con descaro y osadía, tenían desparpajo a espuertas.

Pero la llegada a Nueva York y la muerte del padre las quebranta temporalmente dejándolas desnortadas y desprotegidas frente a las inclemencias. Solas y a contracorriente intentarán luchar por perfilar un futuro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *