Las cámaras termográficas no detendrán los brotes.

Para evitar brotes de coronavirus de raíz, varias empresas han comenzado a utilizar cámaras de seguridad con registro de temperatura para detectar fiebres.

Pero ¿Esto ayudará a frenar los brotes? ¿Bajo qué criterio médico?

Si bien Amazon ha promocionado las cámaras como una medida de seguridad tecnológica para sus almacenes, los médicos y expertos en enfermedades infecciosas le dijeron a Wired que las cámaras, incluso cuando se complementan con cuestionarios de síntomas, son bastante ineficaces  para evitar una mayor propagación de COVID-19. De hecho, podrían dejar que hasta el 50 por ciento de las personas infectadas no sean detectadas.

 

Durante los brotes de SARS, Ébola y gripe porcina, los médicos adoptaron medidas similares: los puntos de control de temperatura y otras pruebas de detección de síntomas eran comunes. Pero, informa Wired, no funcionaron.

«Las personas se sienten mejor si ven que sucede, pero es una falsa sensación de seguridad», dijo a Wired Hildegarde Schell-Chaple, profesora de enfermería a cargo de evaluar a las personas que ingresan a los hospitales de la Universidad de San Francisco. «Es algo que no deberíamos estar haciendo».

Los termómetros remotos pueden medir temperaturas con precisión, pero funcionan mejor bajo configuraciones cuidadosamente controladas, no mientras cuelgan del techo de un almacén.

En lugar de dedicar recursos a un enfoque que probablemente no funcione, los expertos le dijeron a Wired que sería mejor que las compañías y los hospitales hicieran otra cosa, como asegurar el equipo de protección para los trabajadores o tratar de rastrear quién entró en contacto con pacientes infectados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up