La exploración del Río Amazonas

En 1542, Francisco de Orellana recorrió por primera vez el río Amazonas hasta su desembocadura. Lo que era una expedición para enriquecerse acabó en el descubrimiento del río más largo del mundo.

El verdadero motivo de la exploración era la búsqueda de especias, para eso mismo Cristóbal Colón había partido hacia el oeste, y se creía que en la selva amazónica había árboles de canela.

Además había otro motivo, mucho más difuso pero igual de importante, las distintas leyendas sobre El Dorado, la mítica ciudad hecha de oro que estaba escondida en medio de la selva. Quizás la canela se pagase casi como oro, pero si la leyenda era verdad y se encontraba oro…

Por esto, y también para extender el dominio de los españoles por la zona, se emprendió un viaje por la selva.

La exploración fue una empresa oficial. El gobernador de Quito, Gonzalo Pizarro, hermano del poderoso conquistador Francisco Pizarro, inició los preparativos en 1540, poco después de llegar a Quito. Mientras reunía hombres y material se unió a él su primo, Francisco de Orellana.

Francisco de Orellana en Trujillo (Cáceres). https://commons.wikimedia.org/

Orellana, como muchos otros, había oído hablar de la leyenda de El Dorado, originada a partir del rito de un cacique de Guatavita que se cubría el cuerpo con polvo de oro y se sumergía en un lago, y también del País de la Canela, por lo que creía que esa expedición podía hacerlos ricos.

Los españoles ya conocían parte del Amazonas, pero era la zona de la desembocadura, había cientos de kilómetros de selva entre Quito y la desembocadura que eran territorio inexplorado. La mayoría de lo que se sabía hasta el momento, incluso los mitos como el del País de la Canela, partían de expediciones anteriores, como las de Sebastián de Belalcázar.

Pizarro y Orellana reunieron un gran grupo, 360 hombres, 200 caballos, 2000 perros adiestrados en combate, posiblemente los poderosos alanos, 4000 porteadores indígenas y 2000 cerdos para servir de alimento.

El 12 de febrero de 1542 salieron rumbo a lo desconocido.

Pero al poco tiempo la dureza del viaje empezó a hacer mella y el viaje se hacía cada vez más pesado y peligroso, sobre todo para un grupo tan grande. El viaje continuó, con Orellana y un pequeño grupo adelantados para reconocer el terreno, pero cuando llegaron a lo que creían era el País de la Canela no encontraron nada de verdadero valor.

Pizarro, en un gesto violento pero muy propio de la época, azuzó a sus perros contra la mitad de sus porteadores para librarse de ellos, ya que consumían muchas reservas y ralentizaban el avance por la densa selva.

Como por la selva no se podía seguir avanzando, y aprovechando que habían encontrado algunas poblaciones en el río, decidieron requisarle las embarcaciones y continuar río abajo. Tras avanzar 300 kilómetros vieron que el río era más grande y profundo, este río es el actual Río Napo, y decidieron construir un barco más grande para continuar el viaje, esperando encontrar otras poblaciones de indígenas donde conseguir alimentos y, sobre todo, la dirección de lo que buscaban.

Mapa actual del Río Amazonas y sus afluentes. https://commons.wikimedia.org/

Las condiciones eran malísimas y tenían muchos heridos y enfermos y cada vez tenían menos alimentos. Por eso Pizarro decidió que Orellana se adelantase con 70 hombres para ver si así podía encontrar víveres.

Orellana empezó el descenso por el río, pero pasó algo que no esperaban, la corriente era tan fuerte que no podían remontarnos, por lo que no podían volver a informar.

Mientras tanto Pizarro, al no recibir noticias, decidió volver. El viaje de vuelta les llevó seis duros y penosos meses, durante los cuales tuvieron que comerse a todos los caballos y perros para sobrevivir.

Al grupo de Orellana no le iba mejor, el descenso por el río era rápido, llegaron a hacer más de 1200 kilómetros, pero no encontraron poblaciones. Cuando estaban desesperados y hambrientos dieron por fin con una pequeña aldea donde consiguieron comida.

Abre la imposibilidad de remontar río arriba, Orellana decidió que no podía cumplir las órdenes de Pizarro y que sólo les quedaba continuar río abajo hasta el mar y después volver a Perú en barco.

El problema es que, engañados por el ancho del río, estaban mucho más lejos de la costa de lo que creían.

Encontraron un nuevo poblado más grande y los nativos los ayudaron a construir un segundo barco.

A partir de aquí, mientras seguían el río, apenas encontraron poblados amigables y tuvieron que luchar por conseguir víveres.

Es en esta parte del relato dónde se habla de las amazonas, unas fieras guerreras contra las que tuvieron que luchar, pero no hay más documentación sobre el tema, por lo que se cree que fue una invención del cronista de la expedición para adornar el relato.

Fuera como fuese, se hizo tan popular que el río, que en un principio ellos habían bautizado como río Orellana, pasó a la historia como río Amazonas.

Su viaje río abajo continuó con algunos ataques de indígenas, pero poco a poco el paisaje cambió y la selva dejó paso a la sabana y los exploradores se dieron cuenta de que ahora sí que estaban cerca de la desembocadura al encontrar agua salada subiendo el río por efecto de las mareas.

https://travegeo.com/Francisco_de_Orellana_Amazon_River_voyage_1541_1542-23072?sharemap

Tras siete meses descendiendo por el Amazonas, en medio de ataques enemigos y pasando mucha hambre, el grupo llegó el 24 agosto de 1542 a la desembocadura, y tras dos días luchando contra las olas y la marea, al mar.

El 11 de septiembre llegaron a la isla caribeña de Cubagua, en la actual Venezuela, donde informaron de su viaje.

Pizarro, enfadado porque consideraba que Orellana lo había traicionado y no había seguido sus órdenes, lo denunció. Por eso, Orellana tuvo que viajar de vuelta a España para ser juzgado.

Estatua de Francisco de Orellana en Puerto Francisco de Orellana, Ecuador. https://commons.wikimedia.org/

A su vuelta se reunió con Carlos I, que consideró que no había hecho nada malo y lo recompensó por su hazaña, nombrándolo gobernador de esas nuevas tierras descubierta por él, llamadas ahora Nueva Andalucía.

Así se descubrió, y se viajó por primera vez, por el río más largo y caudaloso del mundo.

En cuanto a Orellana, como gobernador y principal explorador de esas tierras, decidió volver para hacer el viaje de forma inversa, remontando el río.

Pero en esta nueva exploración en 1546, mientras buscaba el cauce principal del río, su grupo fue atacado por indios caribes, y él mismo fue uno de los muertos, muriendo en el río que le había dado fama.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-07-23/perros-virrey-hernan-cortes_1237619/

Historia de América, de Carlos Malamud.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up