La Batalla de Ellandun, la conquista del poder en la Inglaterra anglosajona

Durante los siglos VIII y IX, en la isla inglesa se libraron numerosas luchas por la supremacía entre los diversos reinos existentes. La batalla de Ellandun supuso un cambio total de roles entre los dos más importantes, Mercia y Wessex.

En el siglo V, tras la caída del Imperio Romano occidental, en la isla se establecieron los pueblos de los anglos, los sajones y los jutos, juntos formaron los reinos anglosajones que dominaban el centro y sur de Inglaterra.

Los cuatros reinos principales eran Wessex, Mercia, Anglia oriental y Northumbria. Con el paso de los años los reinos fueron ganando y perdiendo poder en diferentes luchas y conquistas. Para principios del siglo IX el poder estaba en manos del reino de Mercia, que se encontraba justo en medio de los otros tres.

Para el año 825, el trono de Mercia lo ocupaba el rey Beornwulf, mientras tanto en Wessex reinaba Egberto.

Mapa de Inglaterra en la época

Recapitulemos un poco.

Egberto tenía razones sobradas para odiar a Mercia. Primero fue expulsado de pequeño reino de Kent por Mercia al morir el rey. Egberto se exilió a Wessex, donde debía tener vínculos familiares, pero el asesinato del rey de Wessex en el 786 provocó que se tuviera marchar de nuevo, esta vez al reino de Carlomagno, al perder la lucha por la sucesión frente a Beorhtric, apoyado por  Mercia.

Pero Beorhtric murió en el 802, y Egberto, apoyado por los carolingios, consiguió por fin el trono de Wessex. Pese a la oposición de Mercia, Egberto consiguió mantenerse en el trono durante los siguientes 20 años.

Miniatura del rey Egberto

En Mercia, en el 823, el débil rey Ceolwulf, hermano del anterior rey, Coenwulf, uno de los artífices de la preponderancia de Mercia, es derrocado por un noble, Beornwulf.

Beornwulf se enfrentaba a un problema de legitimidad, por lo que parece que la guerra con Wessex fue una forma de ganarse el respeto de los suyos y afianzar la posición de Mercia como reino dominante.

En el 825, aprovechando que Egberto se encontraba luchando contra los britanos de Cornualles, al oeste de sus fronteras, Beorwulf se lanzó sobre Wessex.

Pero Egberto pudo volver a tiempo para plantarle cara a Beorwulf. La batalla definitiva tuvo lugar cerca de la ciudad de Swindon, en el condado de Wiltshire.

Egberto, gracias quizás a los años de dura dominación de Mercia, consiguió que muchos nobles de los pequeños reinos vecinos los apoyasen, lo que le dio ventaja en el combate.

Y en Ellendum, Wessex derrotó completamente al ejército de Mercia, asentándole un golpe del que ya no se recuperarían.

Parece que Beornwulf sobrevivió a la batalla, para morir poco después en otra al regresar a Mercia y encontrarse con revueltas por todos lados. La victoria de Wessex había envalentonado al resto de pequeños reinos y señoríos bajo control de Mercia.

Piedra conmemorativa del rey Egberto

La principal consecuencia de esta batalla es el cambio de poder, que pasa de Mercia a Wessex. A partir de este momento será Wessex el reino que tenga el control y el poder sobre los demás.

Y lo mantendrían hasta la llegada de los vikingos unos 50 años más tarde, siendo Wessex el único reino que no caería bajo su yugo y el inicio de la reconquista anglosajona frente a los vikingos.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up