La antigua civilización de Champa

En el centro del actual Vietnam existió durante siglos un floreciente reino de la etnia cham que creó una cultura propia donde se mezcló el hinduismo y el budismo y que duraría hasta el siglo XIX cuando fueron desplazados por los vietnamitas.

Los cham son una etnia proveniente de Polinesia, su idioma pertenece a la familia lingüística malayo-polinesia, que se fueron desplazando poco a poco hacia Indochina, donde se asentaron.

Durante mucho tiempo estuvieron bajo la influencia de la poderosa nación china de los Han, que convirtió a los cham en súbditos.

El estado champa como tal apareció cuando los cham, gracias al comercio, recibieron mucha influencia de la India, convirtiéndose al hinduismo. Además la influencia china decayó mucho, perdiendo el control sobre la zona.

Y apareció una civilización propia y común sobre el siglo II d.c., que ocuparía la zona comprendida entre el centro del actual Vietnam y el delta del río Mekong al sur.

Los distintos estados champa estuvieron en continua guerra con sus vecinos, ya que en general todos los estados de la zona tendían al expansionismo, por lo que tuvieron que luchar contra el reino de Java, el poderoso Imperio Jemer o contra los chinos y vietnamitas.

La historia de los champa se divide en cuatro momentos históricos, cada uno representado por un reino diferente.

Los distintos reinos de Champa

Se considera que el primer reino champa se creó en el 192 tras independizarse de China, llamado Lam Ap o Linyi , con capital en Kandapurpura, en el norte del país.

A mediados del siglo IV empezó la construcción de los que hoy son las mayores ruinas champa, el Santuario de My Son (la foto de portada es de las ruinas).

Uno de los templos de My Son

Este reino duró hasta el 757, cando desapareció tras debilitarse en sus guerras contras los jémeres.

Tras una revuelta contra el anterior reino se creó el reino de Hoan Vuong con capital en Virapura, en el centro, que terminó conquistando todo el territorio champa.

Fue un reino muy prospero, pero sus riquezas atrajeron al poderoso imperio jemer, que saqueó repetidamente el reino hasta hacerlo caer en el 859.

Tras unos años de caos, un nuevo rey consiguió pacificar la zona y fundó un nuevo reino en el 875, Chiêm Thành, con capital en Indrapura.

El budismo se convirtió en religión oficial en esta época, desplazando momentáneamente al hinduismo. Al final la cultura hibridaría dando lugar a una mezcla de hinduismo y budismo única.

Este periodo será el más prospero de la historia champa. El santuario de My Son crecería mucho, convirtiéndose en el principal.

Estatua de Shiva típica de cham

Sobre el siglo X aparecieron los que serían sus grandes enemigos, los viet, cuyo reino, Dai Viet, creció en el norte del actual Vietnam hasta convertirse en unos vecinos incómodos para los cham, que empezarían a perder territorios contra ellos.

Tras numerosas guerras contra los vietnamitas y los chinos, el reino de Chiêm Thành cayó en 1471 tras la muerte de su último rey a manos de los vietnamitas.

Un nuevo reino surgió, el reino de Panduranga, mucho más pequeño y menos poderoso que sus antepasados. El reino siempre estuvo bajo influencia de los vietnamitas, quienes lo atacaron en diversas ocasiones.

Para el siglo XVII ya no eran más que un estado vasallo de Dai Viet. Y así siguió menguando poco a poco hasta que en 1822 el último rey cham abandonó el país y se fue al exilio.

Diez años después, y tras un rebelión fallida, la poca autonomía que les quedaba fue eliminada, pasando a control directo de Vietnam.

A día de hoy los cham son una etnia menor en Vietnam, Camboya y Tailandia. Su cultura fue casi aniquilada, y las únicas ruinas que quedan son las de My Son, que quedaron escondidas en la jungla durante años.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *