Kim Il-Sung, el padre de Corea del Norte

Kim Il-Sung fue el primer dictador de Corea del Norte, durante décadas sumió al país en un régimen de terror y control, creando una dinastía personal que perseveraría tras su muerte.

Kim Il-sung nació cerca de Pionyang en 1912 con el nombre de Kim Son Yung. Sus padres lo criaron en el cristianismo, muy extendido en la región.

Desde 1910, el Imperio japonés tomó la península de Corea de una manera brutal, matando a miles de coreanos.

Su padre fue arrestado en 1919, las torturas que sufrió provocaron en el pequeño Kim un gran odio hacia los japoneses.

Años más tarde, cuando ya era mayor de edad, se unió a la guerrilla comunista para luchar contra Japón.

Un joven Kim Il-Sung en 1927.
https://commons.wikimedia.org/

Durante esos años fue ganando reputación como buen luchador. Era alto y fuerte y siempre destacaba entre los demás.

Con 24 años ya era un líder en la guerrilla y muchos lo siguieron al combate. En 1931 entró de forma oficial en el Partido Comunista de China.

A finales de los años 30 ya era el principal líder guerrillero y estaba en el punto de mira de los japoneses, pero estos nunca fueron capaces de darle caza por más que lo intentaron.

Durante esos años cambió su nombre a Kim Il-sung, que significa «Se convierte en el Sol».

Para 1941 ya era comandante, pero Kim y sus hombres tuvieron que marcharse de Corea por la presión japonesa. Acabaron en la Unión Soviética, que los armó y ayudó, Kim consiguió el rango de capitán del ejército soviético, pero nunca entró con ellos en combate.

Kim Il-Sung en Moscú en 1949. https://commons.wikimedia.org/

Tras la derrota de Alemania, la URSS y EEUU echaron a Japón de Corea. Ahora era el turno de Kim para volver a casa e imponerse como su nuevo líder.

Con la división de Corea en el paralelo 38, los soviéticos pusieron a Kim como su hombre de confianza en  Pyongyang mientras añoraba unificar el país.

En febrero de 1946 se convirtió en el Primer Ministro de la República Democrática Popular de Corea y en el líder del Partido de los Trabajadores de Corea.

Entre otras leyes para ganarse el favor del pueblo, su reforma agraria dio a los agricultores terrenos propios para que cultivaran, cosa que no pasaban desde hacía siglos, y lo hizo muy popular.

En 1948 consiguió el control pleno del país bajo el beneplácito soviético. Ahora él era el líder indiscutible.

Ahora podía llevar a cabo su plan de unificar Corea. Aprovechando que EEUU también se habían ido de Corea del Sur atacó en 1949. La Guerra de Corea había empezado.

Con un ejército muy superior arrasó a los surcoreanos hasta casi tomar todo el país, arrinconando a las fuerzas surcoreanas en el sur de la península.

Pero EEUU y la ONU no iban a dejar que eso pasase y atacaron, en cuestión de unos meses Corea del Norte estaba a punto de caer, y sólo sobrevivió gracias al apoyo de China, que devolvió la frontera al pararelo 38.

Dos M40 GMC dando apoyo de fuego a la 25ª división de infantería del ejército de Estados Unidos, en Munema, el 26 de noviembre de 1951. https://commons.wikimedia.org/

En 1953 se firmó un alto al fuego, no una paz. Fue una derrota de Corea del Norte que casi le cuesta el liderazgo a Kim.

A pesar de las voces que se alzaron en su contra, este supo mantenerse en el poder a base de represión y un culto exacerbado a su personalidad.

Kim, para mantener al pueblo unido y con él al frente les mostró a su enemigo, los EEUU, mientras iba cerrando el país sobre sí mismo, mientras su campaña mediática lo alabó a los altares y rehizo la historia al gusto de Kim Il-sung.

Durante estos años se apartó de China y sobre todo de la URSS tras la muerte de Stalin, creando su propia visión del comunismo, la ideología Juche.

A principios de los años 60 tenía un férreo control sobre todo el país a base de miedo y propaganda.

Las purgas, las torturas y los campos de concentración eran algo habitual. Puede que las muertes relacionadas con su dictadura asciendan a doscientas sesenta mil.

En los años setenta el control de la población era tan brutal que el régimen controlaba hasta las cantidades de comida que cada persona ingería. Mientras tanto la economía se iba deteriorando, sobre todo comparada con su rival al sur.

Kim decidió crear su propia dinastía y en 1971 nombró a su hijo, Kim Yon-Il, su sucesor.

Para que esto calara en la sociedad, al fin al cabo era una dictadura comunista, elevó, junto a su hijo, su culto personal hasta algo cercano a la divinidad.

Mural con las caras de Kim Il-Sung y Kim Jong-Il. https://commons.wikimedia.org/

Toda su vida fue reescrita, ahora Kim Il-sung había vencido en solitario a los japoneses entre otras cosas, las historias fantásticas también afectaron a su hijo.

Corea del norte se llenó de estatuas suyas y su hijo.

En los años ochenta dejó el gobierno en manos de su hijo y se dedicó a disfrutar de la vida. Pero como sabía que su final estaba cerca se obsesionó con la muerte y creó todo un equipo médico sólo para que experimentara las maneras de hacerlo más longevo.

La economía siguió empeorando por culpa del aislacionismo del país y llegaron a cortar relaciones con China tras sus reformas.

Al final la muerte le sobrevino con un infarto.

El 8 de julio de 1994, después de 48 años de dictadura murió, dejando a la nación sumida en el luto.

Su hijo, Kim Yon Il, heredó su poder.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up