Jesse James, una leyenda del Salvaje Oeste

Jesse James fue un ladrón y forajido estadounidense, líder de la banda James-Younger y famoso por su muerte a traición, que lo convirtió automáticamente en una leyenda aún mayor.

Jesse Woodson James nació en 1847 en el Condado de Clay, en Missouri.  Su madre pronto se quedó viuda y se casó en otras dos ocasiones. Jesse tuvo en total seis hermanos, cuatro de ellos hermanastros.

Missouri era un estado sureño, aunque fronterizo, por lo que la familia de James llegó a tener hasta siete esclavos.

Jesse James de joven

En 1861 estalló la Guerra civil estadounidense y Jesse y su hermano Frank James se unieron a la guerrilla confederada.

La guerra acabó en 1865 con la derrota de los confederados sureños, pero Jesse, como muchos otros confederados, no aceptaron la derrota y decidió que seguiría luchando a su manera.

Jesse guardó gran resentimiento al Norte, por lo que sólo un año después de acabar la guerra, y aprovechando lo aprendido en ella, montó una banda de ladrones de trenes y bancos.

La Banda James-Younger estaba formada por él y su hermano, Cole, Jim, John y Bob Younger y Clell y Ed Miller, entre otros miembros que fueron entrando y saliendo.

Su objetivo principal eran los bancos y los trenes, todos ellos con propietarios del norte, ya que, en general, los sureños desconfiaban de los bancos. Esto le hizo muy popular entre la gente del sur, que lo veían como una especie de Robin Hood.

En su primer atraco a un banco consiguieron llevarse sesenta mil dólares, una auténtica fortuna en la época.

Al parecer, uno de sus métodos favoritos era disfrazarse de mendigos para atracar, al salir del banco se cambiaban de ropa y despistaban a sus perseguidores.

Pronto la banda se hizo famosa por la cantidad de robos que cometió. Incluso empezaron a aparecer pequeñas novelas sobre Jesse James y los suyos, que los presentaban como los héroes.

Brad Pitt como Jesse James en la película, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford

Para atajar su creciente fama, el gobierno de Estados Unidos mandó a la Agencia de detectives Pinkerton a detenerlos y capturarlos.

En 1874, el primer detective que enviaron menospreció a los James. Intentó hacerse pasar por un mozo de granja para intentar infiltrarse en la granja familiar, pero Jesse y los suyos, que no se les escapaba nada que pasara en su territorio, pronto lo descubrieron y lo mataron.

Tras esto, y durante los siguientes años, mataron a unos cuantos agentes de Pinkerton más que intentaron capturarlos.

Pero los Pinkerton eran famosos por sus métodos brutales. Y en 1875, para intentar acabar con él, tiraron una bomba dentro de su casa familiar, pero ni él ni su hermano estaban allí, si estaba su madre, que perdió un brazo y su hermanastro de 8 años, que murió.

Tras esto empezó una auténtica guerra entre la banda de James y los Pinkerton, donde murieron más agentes, mientras ellos salían indemnes.

Allan Pinkerton, creador de la Agencia Pinkerton

Pero la suerte empezó a acabárseles cuando los agentes de la ley consiguieron capturar a uno de los forajidos, que llevaba poco en la banda, que confesó donde estaban sus escondites y muchos de sus métodos, por lo que Jesse y la banda decidieron irse de Missouri una temporada.

Al año siguiente, en 1876, la banda intentó asaltar el banco de Northfield, en Minnesota, pero todo les fue mal.

La población, que desconfió de ellos desde el principio se mostró muy hostil. A la hora del atraco, el cajero se resistió y alguien dio la voz de alarma, por lo que empezaron a dispararles. Al final mataron al cajero e intentaron huir, pero los locales, fuertemente armados, los rechazaron, y salvo Jesse y su hermano, el resto de la banda o fueron capturados o murieron.

Tras esto los hermanos se refugiaron una temporada en Nashville, Tennessee. La cabeza de Jesse ya valía diez mil dólares. Además, el asesinato a sangre fría del cajero del banco acabó con su buena reputación, por lo que ya no estaban seguros en ningún sitio.

Fotografía de Jesse James en 1882

Frank James, siempre más sosegado que su hermano, decidió que era el momento de colgar las pistolas y se hizo granjero, pero esa no era vida par Jesse.

Jesse decidió montar una nueva banda, la James Band, pero nunca estuvo cómodo con sus nuevos socios, ni eran tan buenos como su antigua banda ni tan leales.

A pesar de todo, en 1881, llevaron a cabo el asalto al tren de Winston.

Pero tanto la suerte como la popularidad de Jesse iban en descenso.

Cada vez estaban siendo más presionados por los Marshall y los Pinkerton y tenían menos posibilidades de atracar nada.

Dos de los miembros de su banda, Robert y Charlie Ford traicionaron a Jesse y pactaron con él gobernador de Missouri qué a cambio de matar a Jesse recibirían la recompensa.

El 3 de abril de 1882, mientras se encontraba en su casa, Robert Ford le disparó por la espalda, matándolo.

Dibujo de la muerte de Jesse James

Su entierro fue multitudinario, todo el mundo quería verlo por última vez y una leyenda se creó.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up