Gonzalo de Vigo, el náufrago

Gonzalo de Vigo fue un marinero gallego que participó en la Expedición de Magallanes y que casi al final del agónico viaje, desertó. Años después fue encontrado en Guam por otra expedición, la de de García Jofre de Loaísa, que lo usaría como intérprete al conocer los idiomas locales.

Gonzalo nació en Vigo entre finales del siglo XV y principios del XVI. Poco se sabe de su vida hasta que se embarcó en la Expedición de Magallanes-Elcano que daría la vuelta al mundo entre 1519 y 1522.

Mapa del primer viaje de circunnavegación mundial (10 de agosto de 1519 – 8 de septiembre de 1522).
https://commons.wikimedia.org/

Fue asignado a la nao Trinidad, capitaneada por Gonzalo Gómez de Espinosa. La expedición partió de Sanlúcar de Barrameda el 20 de septiembre de 1519 con cinco naves.

Tras cruzar el Atlántico tras hacer escala en Canarias, llegaron a la actual Argentina, donde parte de la tripulación se amotinó y se perdió una de las naves. Tras eso, cruzaron el difícil Estrecho de Magallanes, donde otro de los barcos decidió dar la vuelta.

Con sólo tres barcos llegaron al Pacífico, descubriendo las Islas Marianas y más tarde las Filipinas. Allí murió Magallanes en una playa en un enfrentamiento con indígenas y se hizo cargo de la expedición Juan Sebastián Elcano. También se tuvo que abandonar otro barco, quedando sólo dos, La Victoria y La Trinidad.

Habían conseguido llegar a su destino a costa de una expedición brutal que acabó con la mayoría de los marineros, diezmados por el escorbuto. Cuando Elcano decidió volver a España dejó atrás a La Trinidad para que hicieran reparaciones.

Ahí es cuando empieza la aventura en solitario de Gonzalo de Vigo, en la nave apenas quedaban hombres, y pocos estaban sanos, así que él y otros dos compañeros portugueses decidieron abandonar el barco.

Cuando la nave llegó a la Isla de los Ladrones (las actuales Islas Marianas) en agosto de 1522, el trío aprovechó para escapar y refugiarse en la isla.

Mapa de las Islas Marianas.
https://commons.wikimedia.org/

La Trinidad fue apresada por los portugueses poco después y sus supervivientes pasaron años en los presidios antes de que sólo tres de ellos quedaran libres. La Victoria, con Elcano consiguió terminar la vuelta al mundo con sólo dieciocho supervivientes.

Gonzalo de Vigo consiguió sobrevivir en la isla, no como sus dos compañeros, que fueron asesinados por los locales. Gonzalo consiguió que los indígenas lo aceptaran y aprendió sus lenguas y las costumbres locales.

Y cuatro años más tarde, en 1526 se encontró con una nueva expedición española cuando estaba en la isla de Guam. Los españoles, completamente sorprendidos al encontrar a alguien que hablase sus idiomas allí, le preguntaron quien era y él les explicó sus desventuras hasta la fecha.

Como sabía comunicarse con los indígenas y conocía las islas, Toribio Alonso de Salazar, el líder la expedición accedió a concederle el perdón por la deserción si venía con ellos y los ayudaba, y Gonzalo de Vigo se unió a la nueva expedición.

La llamada Expedición de García Jofre de Loaísa, hizo el mismo camino y sufrió las mismas penalidades que la Expedición de Magallanes. Es más, en la misma también fue Juan Sebastián Elcano, que había muerto unos pocos días antes de encontrar a Gonzalo de Vigo.

La nueva expedición puso rumbo a las Islas Molucas, llenas de especias, que pretendían colonizar.

Mapa de las Islas Molucas.
https://commons.wikimedia.org/

Gracias a él, España consiguió una ventaja fundamental contra Portugal para conseguir el dominio de las Islas Molucas, la conquista militar era imposible, ya que los españoles, mermados por el viaje, eran muchísimos menos que los locales, por lo que sólo quedaba la vía diplomática.

Y sólo ellos tenían a un intérprete que podía ayudarles a negociar.

Y así fue, Gonzalo de Vigo fue fundamental en las negociaciones entre los líderes de la expedición, representantes de Carlos I, y los gobernantes locales, consiguiendo una alianza firme.

Aún así les costó mucho conseguir la amistad de uno de los reyes locales y llegar a acuerdos, y muchas veces hubo enfrentamientos, pero al final, gracias a Gonzalo todo se pudo solventar.

Pero los portugueses también estaban en la zona y creían que tenían más derecho sobre las islas que los españoles, y poco faltó para que hubiera un enfrentamiento armado, y de nuevo gracias a Gonzalo de Vigo, que actuó como mediador, se llegó a un acuerdo que evitó la guerra.

Gonzalo de Vigo no regresó nunca a España ya que no hay datos de él, por lo que se cree que debió de morir en las Islas Marianas, completamente integrado en la sociedad local.

 

 

*La foto de portada es una escultura localizada en el puerto de Vigo. Obra de José Molares

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.farodevigo.es/sociedad/2013/09/11/gonzalo-vigo-robinson-gallego-17375368.html

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up