Giovanni de las Bandas Negras, el último condotiero

Juan o Giovanni de Médici fue uno de los más famosos condotieros, mercenarios italianos de la Edad Media y el Renacimiento.

Giovanni, nacido en 1498, era hijo de Caterina Sforza y de Giovanni de Médici, il Popolano, que murió unos meses después. Giovanni pasó sus primeros años estuvo al cuidado de su media hermana Blanca Riaro, mientras su madre estaba prisionera de Cesar Borgia y más tarde, en 1509, a la muerte de esta, pasó a ser educado por Jacobo Salviati y Lucrecia de Médici, hija de Lorenzo el Magnífico.

Desde niño demostró aptitudes para la guerra y el conflicto, pero su carácter luchador y agresivo provocó que en 1511 asesinara a otro niño en una pelea callejera, por lo que fue expulsado de Florencia. En 1513 siguió a Salviati a Roma y este, gracias a su cuñado, el papa León X, lo hizo entrar en las milicias pontificias.

Pero su comportamiento no cambió y siguió metiéndose en problemas y en peleas, en una de ellas, con sólo 17 años, mató al líder de la milicia de los Orsini, una de las familias romanas más importantes, y un gran y experimentando guerrero, por lo que su fama creció muchísimo, pero se tuvo que ir de la ciudad, volviendo a Florencia. Poco después se casó con María Salviati, la hija de su protector.

Cuadro de Giovanni, pintado por Gian Paolo Pace, detto l’Olmo

Por fin, en 1516, pudo servir para lo que había nacido, la guerra. Luchó en el bando de Lorenzo de Médici en la guerra contra la ciudad de Urbino, y aunque esta duró poco, puso los cimientos de lo que sería más tarde su propia compañía mercenaria. Giovanni entrenaba personalmente a sus hombres y consiguió un grupo leal y disciplinado. Giovanni fue testigo del fin de la caballería pesada y del establecimiento de la infantería y se adaptó a ello, usando caballería ligera y buscando la movilidad como su principal herramienta de combate.

En 1521 fue contratado por León X, aliado con Carlos V (o I), en su guerra, y victoria, contra el rey francés Francisco I, Giovanni sirvió bajo las órdenes de otro condotiero, Prospero Colonna. También ayudó a su hermana Blanca Riaro en sus enfrentamientos con el obispo de Treviso, Bernardo de Rossi, por unas disputas territoriales, en la Batalla de San Secondo, Giovanni derrotó a sus enemigos, devolviendo las tierras a su hermana. Allí también conoce a Pietro Aretino, un poeta del que se hizo muy amigo y que lo acompañaría el resto de su vida en sus aventuras.

Cuando al final del año murió León X, Giovanni hizo ennegrecer su enseña en señal de duelo, por lo que pasaría a ser conocido como Giovanni delle Bande Nere.

Retrato de Maria Salviati ya viuda por Jacopo Pontormo

Para 1523 entró al servicio de Carlos V en sus luchas contra Francia, hasta 1524 lucha contra franceses y suizos, saliendo victorioso de todos los combates, pero desgraciadamente para él, sus gastos superaron sus ingresos, quedando en una posición peligrosa.

El nuevo papa, Clemente VII, primo de su madre Caterina, decidió contratarlo y asumió todas sus deudas, pero este estaba enfrentado con el emperador Carlos, por lo que Giovanni cambió de bando. Pero el papa y su aliado, el rey Francisco I de Francia, son derrotados en Pavia por Carlos V. Giovanni no participó en la batalla, porque días antes, en una refriega menor, fue herido por un disparo en una pierna. Retirado de la guerra, pasa un tiempo convaleciente en los dominios de su hermana y en Venecia, y pierde a la mitad de sus hombres, que se marchan a otras compañías mercenarias.

Poco tardaron en reanudarse las hostilidades entre el papa y el rey de Francia con Carlos V, y para 1526, Giovanni estaba al frente de las tropas pontificias. A pesar de encontrarse en una clara inferioridad contra las tropas imperiales, decidió no retirarse, no como hicieron otros condotieros y generales, y presentar batalla en Governolo, cerca de Mantua. Allí, en medio del combate contras los lansquenetes alemanes, fue herido en una pierna por un disparo de un falconete, un pequeño cañón.  

Estatua de Giovanni por Baccio Bandinelli, se encuentra en la Plaza de San Lorenzo, en Florencia

Giovanni fue transportado al castillo de Mantua, donde, para amputarle la pierna, hicieron falta 10 hombres para reducirlo, según quedó escrito por su amigo Pietro Aretino. A pesar de todo, no se pudo hacer nada con la gangrena que le sobrevino. Giovanni moría el 30 de noviembre de 1526, a los 28 años, su compañía se disgregó a su muerte. A pesar de su temprana muerte, Giovanni está considerado el último gran condotiero.

Su único hijo con María Salviati, Cosme de Médici, se convertiría unos años después en el primer Gran Duque de Toscana.

*La imagen de portada es la estatua de Giovanni hecha por Temistocle Guerrazzi , que se encuentra Galería de los Uffizi, en Florencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *