El uso del veneno a lo largo de la historia, o Dame veneno, que quiero morir

El veneno, en todas sus variantes, es una de las herramientas de muerte más usadas entre conspiradores, enemigos, asesinos y otros que quieren deshacerse de alguien sin mancharse las manos.

Venenos hay muchos, y formas de usarlos también. Incluso algunas veces fue usado como una herramienta estatal para deshacerse de algunos de sus habitantes más revoltosos. Uno de los ejemplos clásicos más conocidos ocurrió en Grecia.

El gran filósofo Sócrates, que fue uno de los críticos más acérrimos de la democracia ateniense, terminó siendo acusado de intentar introducir nuevos dioses y de corromper a la juventud ateniense y condenado a morir tomando Cicuta.

Con gran aplomo, Sócrates acató la sentencia y bebió la cicuta, muriendo en prisión rodeado de sus amigos en el 399 a.c.

La muerte de Sócrates de Jacques-Philip-Joseph de Saint-Quentin. (La foto de portada es la versión de Jacques-Louis David)

Otras veces, las más de ellas, el veneno fue usado para deshacerse de alguien por motivos de poder. Muchos soberanos murieron asesinados de alguna forma y el Imperio romano no fue una excepción.

El emperador Claudio sería otro personaje que podría haber muerto envenenado en el año 54. Aunque no se sabe a ciencia cierta, se cree que murió envenenado tras comer un plato de setas, puede que usando algunas venenosas entre las demás, o quizás mezclándolas con Arsénico, por su cuarta esposa, Agripina, la madre del siguiente emperador Nerón.

Parece que Agripina podría haber usado los servicios de Locusta, una envenenadora romana, que más tarde trabajó para Nerón, envenenando a Británico, el hijo de Claudio, utilizando Sardonia. Locusta no sobrevivió a la muerte de Nerón, siendo condenada a morir de una forma terrible.

Locusta prueba, en presencia de Nerón, un veneno para Británico de Joseph-Noël Sylvestre

Un caso muy famoso de hace unos años fue el de Aleksandr Litvinenko. Litvinenko fue un antiguo KGB que en los años 90 empezó a tener graves problemas con el gobierno, por  lo que fue encarcelado. En el 2000 se marchó a Londres, donde siguió atacando al régimen ruso por sus acciones, acusando directamente a Vladimir Putin.

En 2006 se encontró de pronto mal y fue rápidamente hospitalizado, ahí se descubrió que había sido envenenado con el isótopo radioactivo Polonio-210. Aunque nunca se acusó formalmente a nadie, siempre ha quedado la duda de si Putin o alguien del gobierno ruso lo hizo eliminar por todo los trapos sucios que conocía.

Aleksandr Litvinenko poco antes de morir

Otras veces el veneno no se administró para acabar con un enemigo, sino para acabar con uno mismo.

La famosa faraona egipcia Cleopatra también murió envenenada. Tras ser derrotada junto a su amante Marco Antonio por las tropas de Octavio, volvió a Alejandría, donde tras el suicidio de su esposo decidió quitarse la vida. La forma de hacerlo más famosa fue siendo mordida por una Víbora áspid, pero también pudo morir por algún veneno desconocido en el año 30 a.c.

La muerte de Cleopatra de Jean-André Rixens

Joseph Goebbels, el ministro de propaganda de Hitler y uno de sus más devotos colaboradores se suicidó con veneno junto a toda su familia. En abril de 1945, con los rusos ya atacando Berlín, la derrota del régimen nazi era cuestión de días. Goebbels fue de los pocos que se quedó al lado de Hitler en estos momentos finales.

El 30 de abril, Hitler se suicidó disparándose en la cabeza, Goebbels lo siguió al día siguiente, pero primero se encargó de sus seis hijos, a los que durmieron con morfina para después administrarles Cianuro. Goebbles y su esposa Magda, tomaron también cianuro, pero terminaron disparándose para acelerar su muerte.

Goebbels y su familia un año antes de morir

Caso aparte merece Marie Skłodowska Curie, insigne científica y premio Nobel en dos ocasiones y descubridora del radio y el polonio. Serían sus descubrimientos quienes la envenenarían. Sus largos años de estudios con elementos radioactivos acabaron con su vida en 1934 por Anemia Aplásica provocada por las altas dosis de radiación a la que estuvo expuesta.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up