El Reino de Soissons, el último reducto romano en la Galia

En el norte de la Galia, un pequeño estado galo-romano,  sobrevivió durante 10 años a la Caída del Imperio romano occidental.

Desde ya unos cuantos años antes, el Imperio romano occidental se había vuelto incapaz de contener a los pueblos germánicos que se acumularon en su frontera norte, y estos entraron y se asentaron, de manera más o menos pacífica por muchas zonas del imperio.

El emperador Mayoriano intentó paliar esto nombrando a Egidio como magister militum de las Galias en el 457. Este consiguió mantener cierto control de la zona a base de alianzas y enfrentamientos.

Pero el imperio romano era ya demasiado débil para defender sus provincias, y entre Egidio y Roma se instalaron burgundios y visigodos, ocupando el sur francés, aislando al dominio de Egidio de Roma.

El Reino de Soissons

Pero en el año 461 Mayoriano fue asesinado y Egidio decidió no reconocer al nuevo emperador, Libio Severo, y se convirtió de facto en el gobernador de la parte norte de la Galia.

De esta forma Egidio mantuvo el control sobre parte de la Galia Lugdunense, poniendo su capital en Suessionum (actual Soissons). Egidio construyó su reino apoyado por la aristocracia galo-romana de la zona.

Egidio se alió con los francos salios de Childerico I, con el que mantuvo muy buenas relaciones. Con él derrotó a los visigodos en la Batalla de Orleáns del 463.

En el año 464 o 465, Egidio murió, dejando el reino en manos de su hijo, Afranio Siagrio.

Reino de Soissons en el 486

Se cree que tanto Egidio como Siagrio nunca usaron el título de rey, el último  usó el título de dux, pero entre los germánicos los llamaban Rey de Romanos. Pero tanto Siagrio como su padre defendían que ellos seguían manteniendo el control sobre una provincia romana.

En el 476, Siagrio fue uno de los espectadores del saqueo de Roma y de la caída del Imperio, cuando Odoacro depuso al último emperador romano, Rómulo Augústulo.

Pero Siagrio nunca aceptó la autoridad de Odoacro e intentó conseguir el apoyo del Imperio romano oriental, pero el emperador Zenón prefirió apoyar a Odoacro, que se convirtió en rey de Italia.

Desde esta fecha, el Reino de Soissons se mantuvo completamente independiente de lo que quedaba del mundo romano.

Pero todo se vino abajo en el 481. El rey franco Childerico murió y su hijo, Clodoveo I, no mantuvo su pacto de alianza con Siagrio, e incluso le declaró la guerra.

Siagrio no estaba en condiciones de enfrentarse al ahora poderoso reino franco.

En la Batalla de Soissons en el año 486, el rey Clodoveo I derrotó completamente a las tropas de Siagrio.

Clodoveo I

Esto supuso el total desmoronamiento del Reino de Soissons, que fue tomado por los francos.

Siagrio intentó huir, pero fue capturado en el Loira por los visigodos de Alarico II, que lo entregaron a Clodoveo, bajo la amenaza de este de declararles la guerra si no lo hacían.

Este mandó decapitarlo en el 487, acabando con el último reducto de resistencia romana en la Galia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up