El Imperio Angevino, el efímero imperio Plantagenet

El Imperio Angevino fue un enorme dominio de la familia Plantagenet de 1160 hasta 1217 que ocupó gran parte de Francia y las islas británicas durante el reinado de Enrique II de Inglaterra y Leonor de  Aquitania y sus dos hijos, Ricardo Corazón de León y Juan sin Tierra.

Con el matrimonio de Matilde I de Inglaterra y Godofredo V de Anjou en 1127 se inauguró no sólo la rama Plantagenet que llegaría al trono inglés, sino también los cimientos del Imperio Angevino.

Matilde era hija de Enrique I de Inglaterra y su sucesora, una guerra civil le arrebató el trono, pero Matilde consiguió que sus derechos pasasen a su hijo mayor, Enrique II Plantagenet.

Enrique II heredó en 1151 los Ducados de Anjou, Maine y Turena, en el centro de Francia, y el recién conquistado Ducado de Normandía, en el norte.

Poco después, en 1152 se casó con Leonor de Aquitania, la ex mujer del rey francés Luis VII, que se habían separado aduciendo consanguineidad, pero la realidad era que se llevaban fatal.

Leonor era Duquesa de Aquitania y Guyena y Condesa de Gascuña, unos territorios enormes que ocupaban una gran parte del centro sur de la región francesa.

En 1154 Enrique II ascendió al trono inglés.

Enrique II de autor desconocido.
https://commons.wikimedia.org/

Enrique II y Leonor eran en teoría vasallos del rey de Francia, pero en la práctica tenían ocho veces más territorios que él y eran muchísimo más poderosos.

Pero el Imperio Angevino nunca fue un reino unido, sino que era más un conjunto de propiedades de Enrique II y sus descendientes con leyes y culturas propias.

Luis VII poco podía hacer para oponerse a Enrique II, por lo que llegaron a ciertos acuerdos para intentar llevarse bien, la realidad era que el francés apenas controlaba más territorio que París, y Enrique estaba aliado con el Conde de Flandes, dejando a Luis bastante indefenso en el medio.

A partir de 1160, aunque le llevaría años, se hizo también con el control del Ducado de Bretaña, donde colocó a su hijo Godofredo en el poder. De esta forma, Enrique II tenía el control de más de la mitad de Francia y de toda la costa atlántica.

Más difícil lo tuvo con el Condado de Tolouse, un enorme territorio que intentó invadir a partir de 1159 y que se le atragantó, al final, a base de diplomacia consiguió que el conde le rindiera homenaje a partir de 1173.

El Imperio Angevino en su mejor momento.
https://commons.wikimedia.org/

Durante años se mantuvo la paz entre Francia e Inglaterra, y no porque hubiera buenas relaciones, sino porque Enrique II tenía bajo su control a Luis VII, este no tenía herederos varones y su única hija estaba prometida a Enrique el Joven, el hijo mayor de Enrique II. Pero el nacimiento de Felipe Augusto en 1165 salvó a Francia de ser completamente absorbida por los Plantagenet.

En 1169 Enrique II comenzó la conquista de Irlanda, que llevaría muchísimos años y que causaría numerosas revueltas.

Los conflictos se sucedieron y al final afectaron al propio Enrique II cuando sus hijos se levantaron contra él para conseguir territorios propios apoyados por su madre Leonor.

Enrique el Joven, al que le correspondía el reino inglés, Normandía y Anjou, decidió levantarse contra su padre para tomar ya el poder, y dos de sus hermanos, Ricardo Corazón de León de Aquitania y Godofredo II de Bretaña lo apoyaron. El cuarto hijo, Juan Sin Tierra, siguió fiel a su padre.

Enrique el Joven se alió con Luis VII y Guillermo I de Escocia y atacó a su padre. Enrique ganó e hizo a Escocia vasalla, pero perdonó a sus hijos.

Enrique II y sus hijos.
Guillermo(muerto de niño), Enrique el Joven, Ricardo, Matilde, Godofredo, Leonor, Juana y Juan
http://www.bl.uk/catalogues/illuminatedmanuscripts/ILLUMIN.ASP?Size=mid&IllID=49987

Pero pocos años después, en 1182, Enrique el Joven volvió a combatir contra su padre, pero esta vez también tuvo a Ricardo en contra. Al año siguiente, Enrique el Joven enfermó y murió, dejando a Ricardo como heredero. En 1186 Godofredo murió al caerse del caballo, por lo que sólo quedaron Ricardo y Juan, como herederos del gran imperio de su padre.

En 1189 murió Enrique II y Ricardo I Corazón de León tomó el poder. Pero Ricardo no iba a estar mucho tiempo en sus dominios, al año siguiente empezó la Tercera Cruzada y Ricardo se fue a Tierra Santa acompañado del nuevo rey francés, Felipe II Augusto.

Mientras tanto, su hermano Juan sin Tierra conspiró contra él apoyado por el rey francés, y este último conquistó algunos territorios.

Ricardo Corazón de León por Merry-Joseph Blondel.
https://commons.wikimedia.org/

Tras el fin de la cruzada, Ricardo intentó volver a sus dominios en 1192, pero fue capturado por el emperador alemán y no consiguió volver a casa hasta 1194 tras pagar un rescate millonario.

En cuanto pudo Ricardo atacó a Felipe II Augusto para recuperar lo que era suyo, pero en 1199 murió tras recibir un flechazo durante el asedio al castillo de Châlus-Chabrol.

Ahora Juan sin Tierra subió al trono como Juan I de Inglaterra. Pero Juan ni fue un buen rey ni contaba con muchos apoyos, por lo que el hijo de Godofredo, Arturo de Bretaña se levantó contra él al considerar que su derecho al trono era mayor que el de su tío.

Juan I cazando ciervos en una ilustración del siglo XIII.
The National Portrait Gallery History of the Kings and Queens of England by David Williamson

En 1202 Juan derrotó a Arturo y lo ejecutó, pero esta fue muy mala jugada, ya que muchos nobles lo vieron con malos ojos y se levantaron contra él. Esto fue aprovechado por Felipe II Augusto para conquistar extensos territorios en Francia que Juan no podía defender.

Leonor de Aquitania murió en 1204 y los nobles locales se pasaron al bando del rey francés. Al final, en 1206 Juan y Felipe II Augusto firmaron la paz, Juan sólo consiguió retener Gascuña, en el sur francés. La pérdida de territorios fue brutal.

Juan intentó sin éxito recuperar sus territorios en Francia y tras la desastrosa derrota en la Batalla de Bouvines de 1214 Juan perdió cualquier oportunidad.

En Inglaterra se desató la Primera Guerra de los Barones para que aceptara la Carta Magna que limitaba sus poderes. Juan luchó contra los rebeldes, pero estos estaban apoyados por Francia, y el hijo de Felipe II Augusto, Luis el León desembarcó en la isla y conquistó grandes territorios en 1216, llegando a ser coronado rey de Inglaterra.

Juan murió poco después, completamente derrotado. Pero los ingleses fueron leales a su hijo, Enrique II. En 1217 los ingleses echaron a Luis el León de la isla y poco después se firmó el Tratado de Lamberth, donde se alcanzó la paz y se acabó definitivamente con el breve pero poderoso Imperio Angenvino.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up