El Duque de Wellington, el mejor general británico

Arthur Wellesley fue un militar y político británico que destacó sobresalientemente durante las Guerras Napoleónicas, liberó a la península de la invasión francesa y derrotó a Napoleón en Waterloo.

Wellington tenía una personalidad difícil, taciturno, altivo y distante, despreciaba y odiaba tanto a propios como a extraños. Pero era un militar y estratega inteligente, cauteloso y brillante, por ejemplo, creía que sus soldados era lo peor que podía dar la sociedad británica, pero con ellos conseguiría auténticas proezas militares.

Nacido en Dublín en 1769, era el tercer hijo de Garret Wellesley, primer conde de Mornington. Fue educado en Eton, a donde aún a día de hoy van los hijos de los ricos y poderosos.

Arthur Wellesley por John Hoppner. https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Portrait_paintings_of_Arthur_Wellesley,_1st_Duke_of_Wellington#/media/File:Arthur_Wellesley_by_John_Hoppner.jpg

En 1787 ingresó en el ejército como alférez (en la época los rangos militares se compraban y por eso sólo los ricos podían ser oficiales). Siguió formándose como militar y al año siguiente era teniente. Siguió ascendiendo rápidamente en el escalafón militar, pero sin apenas entrar en combate, y en 1793 ya era teniente coronel.

Pero sería en la India donde empezaría a destacar, a donde llegó como coronel en 1796. Gracias al patrocinio de su hermano mayor, Richard Wellesley, que era virrey en la India, tuvo la oportunidad de demostrar que era un buen militar.

Cuando estalló la guerra contra el sultán Tipu de Mysore fue Wellesley quien lo derrotó en batallas como la de Assaye, donde casi muere,  y otras, derrotando a Tipu y otros gobernantes que se enfrentaron al colonialismo británico. En 1803 había pacificado toda la Meseta del Decán.

La batalla de Assaye por Joseph Constantine Stadler https://www.nam.ac.uk/

Cuando él y su hermano volvieron a Gran Bretaña en 1805 se dedicó brevemente a la política, pero el estallido de la guerra contra Napoleón lo hizo volver al ejército.

Ante el expansionismo de Napoleón, Wellesley machó a Dinamarca en 1807 para capturar la flota danesa y evitar que cayera en manos francesas.  En la llamada Segunda batalla de Copenhague, Gran Bretaña atacó la capital danesa y capturó o destruyó todos los barcos de guerra daneses. Tras esto ascendió a teniente general.

Tras esto fue nombrado jefe de la fuerza expedicionaria en Portugal y se marchó para allí para ayudar a los portugueses en su defensa contra las tropas francesas, que tras ocupar España, se dirigieron contra ellos.

Desde 1809 a 1813 estuvo en la península luchando contra los franceses, saliendo victorioso, o simplemente no perdiendo, de todos sus enfrentamientos. Sus comedidos ataques y repliegues desesperaron a aliados y enemigos.

Primero defendió Portugal con sus victorias en las Batallas de Roliça y Vimeiro en 1808 para después volver a Inglaterra.

La Batalla de Roliça por William Heath
http://www.bnportugal.gov.pt/index.php?option=com_content&view=frontpage&Itemid=1&lang=pt

Al año siguiente, tras la llegada de Napoleón y su arrollador avance, que ocasionó la retirada británica por A Coruña y la muerte de su general, sir John Moore, Wellesley se le volvió a dar el mando de las tropas británicas en Portugal, pero ahora la situación era mucho peor que un año antes.

Con sus tropas y las portuguesas consiguen echar al mariscal Soult de Portugal y junto al general español Gregorio Cuesta vence en la Batalla de Talavera.

En septiembre de 1810, vuelve a ganar en La Batalla de Buçaco  al mariscal Massena y se repliega para que los franceses choquen con las enormes fortificaciones en Torres Vedras, que hacían inexpugnable a Lisboa. .

De nuevo volvió a atacar, expulsando definitivamente a los franceses de Portugal en mayo de 1811 tras las batallas de Fuentes de Oñoro y de La Albufera. Para entonces ya era general.

El 3.er Regimiento británico defendiendo su bandera durante la Batalla de Albufera, por William Barnes Wollen.
https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_La_Albuera_(1811)#/media/Archivo:Battle_of_Albuhera,_by_William_Barnes_Wollen.jpg

En 1812 siguió su triunfante recorrido hacia la frontera con Francia. Liberó Badajoz y otras ciudades y volvió a vencer en la Batalla de Arapiles. Por fin entró en Madrid, de donde había escapado José Bonaparte.

Las tropas francesas quedaron arrinconadas en Valencia. Wellington se enredó en el Asedio de  Burgos, donde fracasó, teniendo que ceder de nuevo mucho terreno ante el contraataque francés.

Sería al año siguiente, en 1813, cuando por fin los franceses serían expulsados de la península tras la Batalla de Vitoria, aprovechando su debilidad tras la desastrosa campaña rusa. Wellington consiguió el rango más alto, el de mariscal de campo.

Wellington y su ejército siguieron camino a Francia tras las tropas napoleónicas, pero fueron rechazados en Toulouse. Pero poco después cayó Napoleón, siendo desterrado a la isla de Elba.

El victorioso general fue largamente condecorado con numerosos títulos y alabanzas. Entre otros muchos títulos,  se le nombró Duque de Wellington.

Pero en 1815 Napoleón volvió de su exilio y Wellington se puso al frente de la coalición de países que derrotaron definitivamente al emperador francés en la famosísima Batalla de Waterloo.

La Batalla de Waterloo de Jan Willem Pieneman
https://www.rijksmuseum.nl/nl/stories/honderd-meesterwerken

Desde 1827 ostentó el título de comandante en jefe del ejército británico, aunque desde que acabó la guerra contra Francia se dedicó a la política.

Wellington siempre fue un tory ultraconservador y en 1828 consiguió ser nombrado primer ministro. Su mayor logro, curiosamente, fue su lucha por los derechos católicos en Irlanda, a pesar de ser él protestante y renegar de su ascendencia irlandesa.

Su gobierno cayó en 1830 y poco a poco fue perdiendo poder político a pesar de su enconada lucha contra los whigs. En el nuevo gobierno conservador de 1834-1835  fue ministro de exteriores y en el de 1841-1846 fue ministro sin cartera y jefe de la Cámara de los Lores.

Se retiró de la política en 1846, aunque siempre estuvo ligado al ejército. Lord Wellington murió en 1852 a los 83 tras una vida de victorias militares pero no tantas políticas.

 

*La imagen de portada es el retrato de Wellington echo pro Robert Home cuando aún estaba en la India.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up