El Desastre de Annual, la peor derrota del ejército español

El conocido como Desastre de Annual fue una enorme derrota del ejército español en la zona de Marruecos que supuso la pérdida de todo el territorio colonial que puso al descubierto las enormes carencias del ejército y sus altos mandos.

En poco más de dos semanas entre Julio y Agosto de 1921, cerca de diez mil soldados españoles acabaron muertos.

El Protectorado de Marruecos era un lugar de continuos conflictos para España, que dominaba pequeñas zonas, como Ceuta y Melilla, pero había grandes territorios insumisos que estaban en rebelión desde casi el inicio de la colonización del norte de Marruecos, iniciada a finales del siglo XIX para más gloria de los militares del país y para resarcirse de los perdido en Cuba y Filipinas.

El principal y más importante era la Bahía de Alhucemas, en la zona del Rif, lugar que separaba las dos ciudades nombradas.

El plan del general Manuel Fernández Silvestre, principal figura militar en el protectorado, era avanzar y conquistar la zona desde el territorio de Annual, una enorme zona desértica donde se había establecido en 1920 a base de avanzar y crear pequeños destacamentos, los llamados blocaos, separados entre sí por decenas de kilómetros.

Retrato del general Manuel Fernández Silvestre, fotografiado por Kaulak y recogido en la revista española Nuevo Mundo. https://commons.wikimedia.org/

Pero el ejército español no estaba preparado para lo que Silvestre tenía intención de acometer. Tras las pérdidas coloniales de 1898 el ejército estaba en franca decadencia.

No había armas suficientes, los hombres estaban mal vestidos y alimentados por culpa de la corrupción endémica de los mandos y las líneas de aprovisionamiento estaban tan estiradas que apenas eran eficaces.

Además estaban pobremente entrenados, la mayoría no sabía ni disparar. Los soldados eran todos hombres pobres que no habían podido pagar para evitar el reclutamiento forzoso, cosa que no les otorgaba ya mucha moral.

Además de todo esto, Silvestre apenas contaba con soldados de reserva y se tenía que adentrar en un territorio apenas pacificado, donde los rifeños tenían más armas y alimentos que ellos.

Los rifeños estaban hartos de los malos comportamientos de los oficiales, que deseosos de medrar, buscaban los enfrentamientos armados para ser ascendidos, a sumar a los continuos problemas por la explotación de las minas de la zona. Además entre ellos surgió la figura de Abd el-Krim, el líder rifeño que consiguió aglutinar a distintas tribus bereberes, las cabilas, bajo su mando.

En total, Silvestre contaba con unos trece mil soldados españoles y cinco mil indígenas y 24 piezas de artillería, repartidos por todo el territorio en pequeñas fortalezas, tan alejadas unas de otras que no se podían ayudar entre ellas, además muchas de ellas sin ni siquiera acceso a agua.

Concentración de tropas en la playa de Ondarreta con destino a la Guerra del Rif, 1921. https://commons.wikimedia.org/

En este panorama nada propicio, el 1 de junio de 1921, Silvestre hizo avanzar a sus primeras tropas para que tomaran el monte Abarrán, a 9 kilómetros de Annual. Las tropas, unos mil quinientos hombres, liderados por el comandante Jesús Villar Alvarado, tomaron sin dificultad la montaña y levantaron precarias defensas.

Tras esto se retiraron dejando a cincuenta soldados y doscientos aliados marroquís para proteger la fortaleza comandados el por capitán Juan Salafranca Barrio.

Nada más alejarse la columna principal, los rifeños, unos tres mil, atacaron la posición. La defensa era insostenible, ya que no tenían apenas parapetos ni agua ni posibilidades de ser ayudados. Parte de los aliados rifeños se volvieron en su contra al ver la situación. En tres horas y media el combate había acabado. El capitán Salafranca y todos los oficiales habían muerto. Sólo consiguieron escapar 59 hombres, 24 españoles y 35 nativos.

Abd el-Krim pudo comprobar la debilidad del ejército español, por lo que decide seguir atacando. Al día siguiente, el 2 de junio llega a la fortaleza de Sidi Dris, esta, mejor defendida bajo las órdenes del comandante Julio Benítez Benítez, consiguió repelerlos tras un día de combates.

En respuesta, el general Silvestre tomó la posición de Igueriben, y puso al mando a Benítez. Pero siguió menospreciando la potencia del ejército rifeño y se marchó a Melilla para intentar conseguir más hombres y dinero para su ofensiva.

El 17 de julio Abd el-Krim volvió a la carga, ahora con más hombres, en una rebelión generalizada. Atacó Igueriben y lo sitió. Durante 5 días, el ejército español intentó romper el sitio, pero fracasó. El 22 de julio Igueriben cayó. 392 hombres murieron, casi toda la guarnición, incluido el propio Benítez, que se quedó hasta el final para defender a sus hombres.

Fotografía de Abd el Krim, principal líder rifeño. https://commons.wikimedia.org/

El ejército se replegó hacia Annual, donde se concentraron unos cinco mil hombres mientras más y más fuerzas rifeñas los rodeaban hasta llegar a los dieciocho mil hombres.

Silvestre dudó en evacuar el campamento, que sabía que era imposible de defender, pidió refuerzos con urgencia, pero estos no llegaron cuando empezó el ataque enemigo.

La orden de retirada se dio el 22 de julio a las 11:00, pero las tropas enseguida fueron rodeadas y se desató el caos, sin órdenes ni mandos, cada soldado y oficial intentó escapar como pudo mientras le llovían balas por todos lados. Sólo algunas excepciones, como el Grupo de Regulares, mantuvieron la calma, manteniendo la cohesión y ayudando a sus compañeros a ponerse a salvo, evitando una matanza mayor. El general Silvestre murió sin saberse nunca como, junto a otros oficiales. Unos mil soldados mueren en la retirada.

Tras la retirada, las tropas supervivientes llegaron a Dar Drius, posición fácilmente defendible, pero la moral era tan baja que al día siguiente el general Felipe Navarro y Ceballos-Escalera, el mando de más graduación que quedaba, mandó evacuar de nuevo hacia Melilla.

Retirada de las tropas hacia Melilla desde Annual. https://commons.wikimedia.org/

De nuevo los rifeños atacaron a las columnas en retirada, defendida por el Regimiento de Cazadores de Alcántara, mandado por el teniente coronel Fernando Primo de Rivera, a base de cargas de caballería mantuvieron a los enemigos lejos, su sacrificio fue enorme, muriendo 471 de 691 que eran, pero gracias a ellos muchos soldados pudieron llegar a la posición del Monte Arruit, en total se salvaron 3017 soldados.

Pero la cosa estaba lejos de acabar. Pronto fueron cercados de nuevo. Navarro se negó a retirarse de nuevo, sus tropas estaban agotadas y desmoralizadas. El gobierno intentó mandar tropas, pero todo fue inútil. El 9 de agosto se dio la orden de rendición tras negociar con Abd el-Krim. Los tres mil hombres salieron desarmados del fortín, pero los rifeños no respetaron lo pactado y atacaron, degollando a la gran mayoría, sólo sesenta hombres, entre ellos el general Navarro sobrevivieron.

Enero de 1922. Meses después de la batalla de Annual (julio-agosto de 1921) los restos continúan insepultos y dispersos en las inmediaciones de Monte Arruit. https://commons.wikimedia.org/

El resto de las posiciones españolas que se encontraban aisladas también sufrieron el asedio de los rifeños, muchas guarniciones fueron completamente barridas y en otras, apenas un puñado de hombres consiguió escapar en las retiradas.

Las consecuencias de semejante desastre pronto se hicieron notar.

Según el Expediente Picasso, el informe redactado por el general de división Juan Picasso para depurar responsabilidades, estimó que murieron por todo el Rif 13363 soldados. A día de hoy se cree que la cifra fue menor, pero aún así una auténtica matanza. Además señalaba a los oficiales superiores como los principales responsables del desastre.

La inestabilidad se apoderó del gobierno e incluso se señaló a Alfonso XIII como uno de los responsables, por animar a Silvestre en su plan. Antes de que el informe pudiera ser debatido en las cortes, el general Miguel Primo de Rivera, dio un golpe de estado, imponiendo una dictadura. Primero de Rivera pasó por alto el expediente y exoneró a todos los oficiales.

En 1925 volvería a Alhucemas, pero esta vez apoyado por Francia, para recuperar el control sobre el Protectorado de Marruecos.

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

https://www.lamarea.com/2021/07/23/annual-lo-que-es-un-desastre-es-no-tener-memoria/

https://elpais.com/eps/2021-07-18/la-derrota-de-annual-cien-anos-de-olvido.html

https://www.youtube.com/watch?v=3DK0cT4TfyM&ab_channel=OndaCero

https://www.abc.es/historia/abci-annual-mentira-cobardia-espanoles-batalla-foso-sangre-y-lodo-202003160024_noticia.html

https://www.elespanol.com/cultura/historia/20210722/annual-desastre-militar-espanol-reinado-alfonso-xiii/598220179_3.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up