El año de los Cinco Emperadores

El año 193 es conocido por el año en el que se proclamaron cinco emperadores romanos distintos.

Tras un convulso gobierno, Cómodo, el último emperador antonino, fue asesinado en una conjura palaciega el 31 de diciembre del 192.

Como parte de la conjura, el Senado nombró emperador al poderoso senador Publio Helvio Pertinax, en ese momento prefecto urbano de Roma.

Pertinax fue aclamado por la guardia pretoriana.

Intentó ser un buen emperador y reformar la administración y el tesoro, que estaba mortalmente vacío, pero pronto se le empezaron a torcer las cosas. Un sector de la guardia pretoriana no veía con buenos ojos esos recortes.

El 28 de marzo, un gran grupo de pretorianos, furiosos porque consideraban que el nuevo emperador no había pagado su lealtad suficientemente bien, empezó una revuelta que los llevó al palacio imperial.

Pertinax, abandonado por todos, se enfrentó solo a los legionarios, que lo lincharon.

Busto de Pertinax en los Museos Vaticanos

Posteriormente, los pretorianos, en un movimiento que ensució aún más su dignidad, subastaron el trono imperial al mejor postor.

Dos importantes senadores pujaron por él.

Tito Flavio Suspiciano, el suegro del fallecido Pertinax, ofreció 20000 sextercios a cada pretoriano, ochos veces su salario anual.

Pero Marco Didio Severo Juliano ofreció 25000, quedándose con el trono.

Busto de Didio Juliano en el Museo Residenz de Munich

La guardia pretoriana obligó al Senado a ratificar su decisión.

Didio Juliano intentó ganarse a la gente a base de promesas y dinero, pero encontró una fuerte oposición entre las legiones destacadas en la larga frontera imperial.

Tres gobernadores provinciales se rebelaron y fueron proclamados emperadores por sus tropas. Una nueva guerra civil se desató en el imperio.

Décimo Clodio Ceionio Septimio Albino tuvo el apoyo de las legiones de la Galia y Britania.

Cayo Pescenio Níger contó con el apoyo de las de las provincias de Siria, Asia y Egipto.

Y Lucio Septimio Severo consiguió lo mismo en Panonia, también contó con el apoyo de las legiones acantonadas en los ríos Danubio y Rin.

Septimio Severo fue el más rápido, y el mejor preparado, y marchó contra Roma.

Busto de Septimio Severo en el Museo Mundial de Liverpool

Didio Juliano intentó fortificar la ciudad, pero pronto muchos legionarios lo abandonaron.

Con Severo cada vez más cerca, el Senado decidió nombrarlo emperador. Didio Juliano, sólo y abandonado, fue asesinado al día siguiente, era de 1 de junio.

Una vez que Septimio Severo llegó a Roma impuso su mano dura. Obligó a restituir la memoria de Pertinax y mandó ejecutar a sus asesinos. Además le quitó todo el poder y desmanteló a la guardia pretoriana.

El 9 de junio Severo fue proclamado emperador.

Pero seguía teniendo dos rivales a los que enfrentarse.

Su principal rival era Clodio Albino, que contaba con muchos legionarios veteranos, pero Severo pactó con él, lo nombró su sucesor y el título de César.

Busto de Clodio Albino en el Museo del Prado

Pero Níger, que contaba con peores tropas, buscó la ayuda del Imperio Parto. Con los refuerzos consiguió tomar Bizancio y llegar hasta Partia.

Pero Severo salió en su encuentro y lo derrotó en sucesivos combates.

Níger se retiró a la frontera oriental buscando reforzarse.

Busto de Pescenio Niger

El año acabó con Severo como emperador, demostrando que tenía fuerza y voluntad suficiente para manejar un gran imperio.

Al año siguiente, derrotará definitivamente a Níger en la batalla de Issos.

Albino, que enseguida vio que Severo no iba a compartir nada con él, empezó una nueva lucha en el 196, siendo derrotado en la cruenta batalla de Lugdunum en el 197.

Septimio Severo inició una nueva dinastía, la Severa, que daría 5 emperadores y duraría hasta el 235.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up