Drogalépticos: Miedo y asco en las Vegas

Creo que esta, en el sentido drogaléptico, es la película sobre drogas más completa de la historia ¡Tocan todos los palos!

Contaros que en realidad es una película basada en la novela escrita por Hunter S. Thompson.

La historia sigue el viaje de Thompson, bajo el seudónimo de Raoul Duke, y su abogado, Oscar Zeta Acosta (con el alias Dr. Gonzo), por una surrealista Las Vegas, con la misión de escribir reportajes y, al parecer más importante, perseguir lo que Thompson llama el sueño americano; acompañado de estrafalarios personajes y una maleta repleta de drogas.

La novela apareció por primera vez en dos volúmenes en la revista Rolling Stone, en 1971 y su adaptación cinematográfica, con Johnny Depp y Benicio del Toro, y dirigida por Terry Gilliam, fue realizada en 1998.

¿Qué me llevo de viaje?

Calcetines, pijama, ropa interior, cepillo de dientes2 kilos de hierba, 75 capsulas de mescalina, 5 hojas de ácido, 1 salero lleno hasta la mitad de cocaína, píldoras de colores varios, una botella de tequila otra de ron, una caja de cerveza, una botella de éter y un montón de poppers…. Está todo ¿no?

De muchas de estas drogas ya os he hablado en anteriores posts de drogalépticos así que me voy a centrar en el popper.

My Post (4).png

Se trata de un grupo de sustancias llamadas nitritos de alquilo, que se inhalan. Como casi todas las drogas, el popper se comenzó a usar con fines médicos en el siglo XIX como vasodilatador y antídoto de la intoxicación cianhídrica, aunque este uso se considera obsoleto. De manera recreativa se empezaron a consumir en los años 70 en las discotecas.

Su principal efecto es la relajación del musculo liso, por lo que teniendo en cuenta que el esfínter del ano y la vagina son músculos lisos estos se van a dilatar. Además incrementa la excitación y las sensaciones producidas durante la relación sexual, pero el grado de estas sensaciones dependen de la persona. En hombres puede provocar dificultades para la erección, principalmente cuando se usa a dosis altas. Pero no es su único efecto adverso.

Puede causar dolores de cabeza y mareos y existe el riesgo de quemadura si se derrama sobre la piel. El uso crónico puede provocar daños neurológicos además de dañar el corazón, hígado, riñones…

Y con esto finalizo la sección de drogalépticos… Espero que os haya gustado… ¡Nos leemos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up