Dinastías reales: la reyes ptolemaicos de Egipto

Desde Ptolomeo I Soter, general de Alejandro Magno, hasta Cleopatra VII el destino de Egipto estuvo en manos de esta dinastía de origen grecomacedónica desde el 305 a.c. hasta el 31 a.c.

Ptolomeo, que fue uno de los amigos de la infancia de Alejandro Magno, fue uno de los tres diádocos (sucesores) que ganaron la guerra tras la muerte del Magno.

Consiguió el control de la zona de Egipto e inició la nueva dinastía estableciendo la capital en la recién terminada Alejandría. Empezó una nueva cultura helenística que asimilaba algunos aspectos de la egipcia, algunos de sus reyes llegaron a ser nombrados faraones.

Tras algunas victorias logró  asentarse en Egipto como gobernador y se autoproclamó rey en el 305 a.c.

Ptolomeo I Soter (reinó desde el 305 al 283 a.c.) aún tuvo que luchar unos años más contra los últimos diádocos. Una vez resueltos los distintos problemas externos, que llevaron a cierta expansión del reino, se dedicó a estabilizarlo y crear una nueva administración.

El control político y administrativo estuvo siempre en manos de los grecomacedónicos, los egipcios sólo retuvieron el poder religioso. Incluso Alejandría, la nueva capital, era un ente diferenciado del reino egipcio.

Egipto en la época de Ptolomeo I

Tras la muerte de Ptolomeo I, el único diádoco que murió de viejo. Lo sucedió su hijo Ptolomeo II Filadelfo (285 (coreinó con su padre)-246 a.c.).

A partir de este momento preparaos para ver a muchos Ptolomeos (todos los reyes tienen ese nombre) y muchos matrimonios entre hermanos.

Ptolomeo II, que se casó con su hermana Arsínoe II, fue un rey diplomático y culto. Mejoró la agricultura, pero sobre todo destaca por ser un patrón de las artes y la cultura, numerosos edificios se construyeron durante el reinado, destacando el Faro de Alejandría.

Ptolomeo III Evergetes (246-222 a.c.), continuó la labor cultural de su padre. Luchó victoriosamente contra el Imperio Seleúcida y consiguió imponer su dominio en el Egeo.

Con Ptolomeo IV Filopator(221-203 a.c.), que también se casó con su hermana Arsínoe III, empezaron los problemas. Se desentendió del gobierno, sólo le interesaban las artes y las ciencias. Durante su reinado se perdió parte del Alto Egipto, que pasaría al control nubio.

Tras la temprana muerte de su padre, Ptolomeo V Epífanes (204-181 a.c.) empezó a reinar siendo un niño. El reino pasó por graves peligros por los problemas internos y externos y tuvo que ser salvado por la República Romana, su nuevo aliado. Durante su coronación como faraón en el 196 a.c. se talló la Piedra de Rosetta para conmemorarlo.

La Piedra de Rosetta en el Museo Británico

Ptolomeo VI Filómetor (181-145 a.c.) se embarcó en una guerra contra el Imperio seléucida de Antíoco IV que lo derrotó y tomó Egipto, obligándole a ser su títere. Desde Alejandría eligieron rey a su hermano, Ptolomeo Fiscón (barrigón). Los dos hermanos intentaron gobernar juntos, pero Antíoco volvió, teniendo Roma que intervenir para salvar Egipto. Ptolomeo VI apartó a su hermano del poder y pasó a la iniciativa y conquistó Siria, pero murió poco después en extrañas circunstancias.

Su heredero fue Ptolomeo VII Neo Filópator, que poco duró, ya que su tío Fisgón lo mató y se coronó rey como Ptolomeo VIII Evérgetes II (145-116 a.c.). Su mal gobierno provocó una guerra civil con Cleopatra II, su hermana y esposa tanto suya como de su hermano Ptolomeo VI, al final Roma tuvo que intervenir para poner la paz.

Los siguientes dos reyes estuvieron bajo el dominio de su madre, Cleopatra III, desde el 116 al 88 a.c. Ptolomeo IX Sóter y Ptolomeo X Alejandro I se dedicaron a quitarse el trono y a confabular hasta que este último mató a su madre en el 101 a.c. Ptolomeo IX venció a su hermano y lo mató en el 88 a.c. y pudo reinar con cierta tranquilidad hasta su muerte.

Berenice II (81-80 a.c.) heredó el trono de su padre, pero murió asesinada por su primo y esposo Ptolomeo XI Alejandro II, que murió linchado por su propio pueblo en represalia.

El trono lo heredó Ptolomeo XII Auletes(80-58 a.c.), hijo ilegítimo de Ptolomeo IX. El rey no tenía ni legitimidad ni sabía reinar. El pueblo lo echó y puso a su hija Berenice IV (58-55 a.c.), pero Ptolomeo XII, a base de grandes sobornos consiguió que los romanos recuperaran el trono para él, matando a su hija y gobernando en un segundo período del 55 al 51 a.c.

Sus dos hijos lo sucedieron, Ptolomeo XIII Teos Filopátor (51-47 a.c.) y su hermana Cleopatra VII Thea Filopátor (51-30 a.c.).

En el 48 a.c. Ptolomeo XIII echó a Cleopatra y empezó una guerra civil aprovechando que su protectora Roma, también estaba sumida en una.

La providencia hizo llegar allí al general romano Pompeyo, perdedor en su lucha contra Julio César, que fue asesinado para congraciarse con el nuevo señor de Roma. Pero a César le horrorizó el asesinato de su excolega y restableció a Cleopatra en el trono.

César dando a Cleopatra el trono de Egipto por Pietro da Cortona

Ptolomeo XIII se alzó en armas contra César y Cleopatra, pero fue derrotado y asesinado. Durante esos combates ardió parte de la Biblioteca de Alejandría.

Cleopatra VII reinó junto a su otro hermano, Ptolomeo XIV Teos Filópator. Durante esos años Cleopatra mantuvo una relación con César. Pero tras la muerte de César hizo asesinar a su hermano, pasando a ser su corregente su hijo Ptolomeo XV Filópator Filómetor César o Cesarión.

Cleopatra apoyó a Octavio y Marco Antonio en la posterior guerra civil romana y poco después empezó una relación con Marco Antonio, con el que tuvo tres hijos, Cleopatra Selene II, Alejandro Helios y Ptolomeo Filadelfo. Pero su relación con Marco Antonio fue muy mal vista en Roma, cosa que aprovechó Octavio para ganarse el favor del pueblo y declararle la guerra.

En la Batalla de Accio, Marco Antonio y Cleopatra perdieron, los dos se suicidaron poco después. El último rey, Ptolomeo XV Cesarión fue asesinado por Octavio, que convirtió a Egipto en una nueva provincia romana para su floreciente imperio, acabando con casi 300 años de gobierno egiptomacedónico.

 

*La foto de portada es un relieve de Ptolomeo I en el Templo de Hator en Kom Abu Billo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up