Dinastías reales: La Casa de Wessex, los primeros reyes ingleses

Tras estar a punto de desaparecer ante el avance de los vikingos, los anglosajones prevalecieron y volvieron a conquistar las tierras de sus antepasados, desde Alfredo el Grande a Eduardo el Confesor, la Casa de Wessex rigió el destino de Inglaterra.

Los inicios de la dinastía de Wessex se pierden en el mito, el fundador de la misma sería Cedric de Wessex, un líder sajón tribal que se asentó en Inglaterra tras las migraciones en los comienzos de fin de Imperio Romano Occidental o quizás un britano que consiguió prosperar tras la llegada de los pueblos germanos. Aunque hay mucha leyenda sobre su personaje se cree que reino sobre un pequeño reino en Wessex, al sur de la isla, entre el 519 y el 534.

Cedric de Wessex por John Speed
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Cherdik_-_John_Speed.JPG

Tras Cedric gobernarían sus descendientes que no pasaron de ser pequeños líderes locales en Wessex hasta Caedwalla de Wessex, que tuvo un convulso reinado del 685 al 689, pero que fue el primero en usar el término de Rey de los sajones occidentales o en inglés King of the West Saxons, frase de donde proviene la voz Wessex.

Durante los siguientes años los reyes de la Casa de Wessex pugnaron con los otros siete reinos de la isla, la llamada Heptarquía anglosajona, para ser el predominante, sería el rey Egberto de Wessex quien lo conseguiría.

Wessex se mantuvo como el reino principal hasta que aparecieron los vikingos con su Gran ejército pagano.

En el año 865 los vikingos llegaron a la isla y empezaron a conquistarlo todo. Cayeron el resto de los reinos, y el rey Etereldo I de Wessex, que empezó a reinar ese mismo año, pudo a duras penas detenerlos, Etereldo murió en el 871 en una batalla contra los vikingos de Ivar el deshuesado.

A Etereldo lo sustituyó su hermano, Alfredo el Grande (871-899), que empezó la reconquista contra los vikingos, le llevó toda su vida, pero consiguió arrinconar a los vikingos en el norte de Inglaterra, tales fueron sus victorias y conquistas que fue el primero en usar el título de Rey de los Anglosajones.

Estatua de Alfredo el Grande en Winchester, la tradicional capital de Wessex, hecha por Hamo Thornycroft.
https://commons.wikimedia.org/wiki/Alfred_the_Great#/media/File:Statue_d’Alfred_le_Grand_%C3%A0_Winchester.jpg

Sería el nieto de Alfredo, Athelstan el Glorioso (924-927), tras sus numerosas conquistas a lo que quedaba de los vikingos y al resto de sus vecinos, el primero en llamarse Rey de Inglaterra.

La Casa de Wessex siguió reinando sobre Inglaterra durante años, pero durante el reinado de Etereldo II el Indeciso la cosa cambió. El reino sufrió constantes ataque de vikingos daneses, llegando a perder el reino ante el rey danés Svend Barba de Horquilla, pero este murió apenas unas semanas después de tomar Londres, por lo que Etereldo II pudo recuperarlo, por lo que su reinado se divide en dos partes, del 978 al 1013 y del 1014 al 1016.

Pero a la Casa de Wessex no le duraría mucho el trono, el hijo de Etereldo II, Edmundo II Costilla de Hierro, tuvo que luchar contra una segunda invasión danesa, esta vez acaudilla por el rey Canuto el Grande. Edmundo II apenas pudo contener a Canuto y consiguió una breve paz donde sólo consiguió retener el antiguo territorio de Wessex, pero murió poco después tras apenas siete meses en el trono.

La Casa de Wessex perdió el trono durante el reinado de Canuto el Grande y sus dos hijos, pero tras la muerte de Canuto Hardeknut en el 1042, este nombró sucesor al último hijo vivo de Etereldo II, Eduardo el Confesor, separando el destino de los reinos de Dinamarca e Inglaterra.

Eduardo el Confesor (1042 – 1066) se pasó una gran parte de su vida en el exilio, donde desarrolló una ferviente religiosidad, hasta que consiguió el trono.

Eduardo el Confesor.
https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Edward_the_Confessor_in_paintings#/media/File:Edward_the_Confessor,_ruled_9th_June_1042_-_5th_January_1066.jpg

Eduardo murió sin hijos y esto desató una crisis sucesoria a tres bandas entre Harold Godwinson, cuñado del rey, Harald Hardrada, rey de Noruega y Gullermo el Conquistador, conde de Normandía, y que ganaría este último.

El último representante masculino de la Casa de Wessex, el sobrino de Eduardo el Confesor, Edgar Atheling, nunca tuvo poder suficiente para poder reclamar el trono, terminando la Casa de Wessex y siendo sustituida por la Casa de Normandía.

Pero aunque este es el final de la Casa de Wessex, no lo es de su influencia en el reino de Inglaterra. La sobrina de Edgar Atheling, Matilda de Escocia se casó con el rey Enrique I Beauclerc (1100 – 1135), hijo de Guillermo el Conquistador. La hija de ambos, Matilde de Inglaterra, fue la madre de Enrique II Plantagenet, el primero de la dinastía de la que descendieron todos los reyes de Inglaterra hasta la actualidad.

Por lo que se puede decir que, salvo en pequeños periodos, en el trono inglés siempre se sentó un descendiente de Cedric de Wessex, incluso

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up