Carlos XII de Suecia, Carolus Rex

Carlos XII fue un rey guerrero, se pasó toda su vida intentando aumentar sus dominios para seguir aumentando el Imperio sueco, pero su belicosidad fue su perdición.

Nacido el 17 de junio de 1682, hijo de Carlos XII de Suecia y Ulrica Leonor de Dinamarca. Fue criado en el castillo real Tre Kronor de Estocolmo. A los seis años su padre le asignó un ala del castillo y sirvientes para que se independizara.

Su padre tenía muy claro que quería educar a un futuro buen rey, por lo que su educación fue extensa y muy esmerada, aunada al propio carácter de Carlos, orgulloso y tenaz, lo hizo destacar tanto en la parte académica como en la militar.

A los 11 años murió su madre, y con 14 su padre enfermó y murió, quedando huérfano y convirtiéndose en rey de Suecia.

Carlos XII en 1897 de David Klöcker Ehrenstrahl

En su lecho de muerte, su padre le aconsejó que mantuviese el imperio en paz y que no se casase con una mujer de otra religión, Carlos XII no haría mucho caso a los últimos consejos de su padre, ya que no se casó y guerreó contra todo el que pudo.

Fue coronado rey el 14 de diciembre de 1697 rompiendo dos tradiciones. La primera fue romper el konungaförsäkran, el juramento de fidelidad mutua entre rey y vasallos, aceptando la fidelidad de estos, pero negándose a jurar la suya. La segunda fue no permitió que nadie lo coronara, sino que lo hizo él mismo.

También disolvió el parlamento y se decidió a reinar como un monarca absolutista, reinando en solitario, sin siquiera consejeros.

Carlos heredó un reino fuerte y grande, sustentando por el buen hacer y las victorias de los reyes anteriores, siendo considerado todo un Imperio, creado a partir del fin de la Guerra de los Treinta Años. Suecia controlaba casi todo el Mar Báltico, gran parte de Noruega, Estonia, Letonia y parte de la coste norte alemana.

Pero para Carlos XII el reino que poseía no era suficiente y quería aumentarlo. Para eso contaba con un ejército pequeño pero muy disciplinado y profesional, el ejército carolino, creado por su padre, uno de los mejores de la época.

El Imperio Sueco antes de Carlos XI

Carlos tenía ganas de guerra, y en 1700 surgió la oportunidad de ponerse a prueba.

El 20 de marzo de ese año, Federico IV de Dinamarca atacó el ducado vecino de Holstein-Gottorp, pero este era aliado de Suecia (la hermana de Carlos, Eduviges Sofía, estaba casada con el duque) y Carlos XII le declaró la guerra a Dinamarca y atacó Copenhague, al poco el rey danés pidió la paz, pero esto sólo sería el principio de la Gran Guerra del Norte.

La gran maquinaria de la guerra ya estaba en marcha y no se iba a detener. Augusto II de la Mancomunidad de Polonia-Lituania, aliado de Dinamarca, atacó a Suecia también, pero Carlos XII fue a su encuentro y pudo detenerlo, teniendo que volver el polaco a su reino.

El zar Pedro I, que también buscaba expandir sus fronteras, quería recuperar la región de Ingria, anteriormente rusa y también le declaro la guerra a Suecia.

La Batalla de Narva del 20 de noviembre de 1700 supuso la primera gran victoria de Carlos XII, consiguiendo echar a los rusos de la región.

La victoria sueca en Narva, de Gustaf Cederström. https://www.nationalmuseum.se/

Ahora decidió atacar, y lo haría contra Polonia, a la que veía como el más peligroso en ese momento.

El 12 de mayo de 1702 tomó sin lucha Varsovia, la capital polaca, y el 9 de julio, tras la Batalla de Kliszów, tomó Cracovia. Tras alguna victoria más, forzó que los polacos echaran a Augusto II del trono en 1704, pero este, apoyado por los rusos, consiguió mantener parte de su poder.

Tras pactar la paz con el nuevo gobierno polaco, derrotó de nuevo a Augusto II y sus aliados rusos en la Batalla de Fraustadt, el 3 de febrero de 1706. Tras el Tratado de Altranstädt, consiguió que Augusto II asumiera su derrota.

Ahora sólo le quedaba Rusia. En el verano de 1708, Carlos XII decidió atacar  directamente contra Moscú. Pero, a pesar de algunas victorias, no pudo avanzar tan rápido como quería ni abastecerse bien, y en septiembre tuvo que buscar refugio en Ucrania, ya que el frío y el hambre destrozaban su ejército.

La situación de su ejército era cada vez más desesperada, no tenían comida y los rusos los hostigaban, por lo Carlos XII, que había sido herido en una escaramuza anterior, decidió tomar la ciudad de Poltava.

La Batalla de Poltava fue el 8 de julio de 1709 y supuso una durísima derrota para los suecos. Carlos XII y los supervivientes de su ejército pudieron escapar yendo al sur y refugiándose en territorio del Imperio Otomano, su aliado.

La victoria de Poltava, de Alexander Kotzebue, https://www.hermitagemuseum.org/

Tras Poltava todo cambió, Dinamarca volvió a declarar la guerra a Suecia y Augusto II recuperó el trono polaco. Suecia se libró de la invasión rusa gracias a que el Imperio Otomano le declaró la guerra en 1711.

Poco a poco Suecia fue perdiendo territorios a manos de sus enemigos, demasiado numerosos.

Mientras todo esto ocurría, Carlos XII estaba aislado en la corte turca, donde intentó que el sultán Ahmed III le ayudase en sus planes, pero poco a poco se convirtió en una figura incomoda e incluso fue encarcelado. En 1714 fue liberado y pudo volver a su reino de incognito, ya que tuvo que atravesar territorio enemigo para conseguirlo.

La vuelta de Carlos XII no consiguió cambiar las tornas y en abril de 1716 perdió los últimos territorios que controlaba en Alemania y en Finlandia, quedando su territorio reducido al anterior a las conquistas de sus ancestros.

Carlos XII intentó recuperarse atacando los territorios daneses de Noruega, pero no consiguió apenas avances en sus campañas, dejando a su ejército prácticamente exhausto.

El 30 de noviembre de 1718, mientras se encontraba inspeccionando el sitio a la fortaleza de Fredriksten, una bala le alcanzó en la sien, matándolo al instante.

Trayendo a casa el cuerpo del rey Carlos XII, de Gustaf Cederström. https://www.nationalmuseum.se/

Como Carlos XII ni se casó ni tuvo hijos, su heredera fue su hermana, Ulrica Leonor, que se convirtió en reina de Suecia y tuvo que lidiar con un país y un ejército arruinados por la ambición guerrera de su hermano.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up