Arte y Medicina: Sífilis congénita y Edvard Munch

Edvard Munch, considerado precursor de la tendencia expresionista, nació en Loten (Noruega) en 1863. Pasó la mayor parte de su infancia y adolescencia en Cristiania (la capital de Noruega, que a partir de 1924 se llamará Oslo). Cuando aún no había cumplido los cinco años, su madre murió a causa de tuberculosis. Nueve años más tarde, su hermana Sophie, dos años mayor que él, fallece de la misma enfermedad. Estos hechos ejercerán una influencia decisiva en su actividad artística. Sus tristes y angustiosas representaciones basadas en sus obsesiones y frustraciones personales abrieron el camino al desarrollo del expresionismo.

Su obra más conocida es El Grito, que por cierto, no se sí sabéis que lo que grita es la naturaleza no el personaje que aparece en primer plano, que está sorprendido o agitado por ese grito.

El cuadro que hoy vamos a analizar no es este, sino Herencia en la que Munch nos muestra con crudeza la Sífilis Congénita. Esta obra recibió el rechazo del público al ser expuesta.

Su autor dijo: «mi niño sifilítico colgado en mi propia sala, obtuvo el mayor éxito de hilaridad. Era como una representación teatral con mucha gente riendo y llorando».

Sífilis Congénita.

La vía de infección es principalmente transplacentaria, de madre a hijo y está causada por Treponema Pallidum. Es decir, mujeres embarazadas que se han contagiado de esta enfermedad se la transmitirán a sus bebés.

En la mayoría de los recién nacidos no presentan síntomas, pueden aparecer erupciones cutáneas en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Entre los síntomas posteriores se incluyen sordera, deformidades en los dientes y nariz en silla de montar (cuando colapsa el puente nasal).

Las manifestaciones de sífilis se clasifican en precoces (es decir, del nacimiento a los 2 años de edad) y tardías (es decir, después de los 2 años).

La sífilis congénita precoz se manifiesta en los primeros 3 meses de vida mediante erupciones vesiculoampollosas, retraso en el crecimiento y una secreción nasal típica mucopurulenta o sanguinolenta, que provoca estornudos además de problemas óseos principalmente en los huesos largos.

La tardía se manifiesta después de los 2 años de edad y causa úlceras gomosas  que pueden llegar a hacer que el tabique nasal se desplome. La sífilis puede llegar al cerebro y provocar neurosífilis que suele ser asintomática, pero puede producir paresia (parálisis parcial). Puede haber atrofia óptica, que a veces lleva a la ceguera. La sordera neurosensorial, que con frecuencia es progresiva, puede aparecer a cualquier edad.

El tratamiento es a base de antibióticos ya que Treponema es sensible a penicilinas y la manera más fácil de prevenirla es mediante el uso de condones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *