Arte y Medicina: Ernest Board- Viruela

Ernest Board (1877-1934) pasó gran parte de su carrera en Bristol, sus obras más conocidas tratan aspectos históricos de la ciudad. Alrededor de 1912, Henry S. Wellcome le encargó pintar una serie sobre importantes hazañas de la ciencia.

Algunas de las grandes pinturas históricas de Board de principios del siglo XX son como murales con un toque de sensibilidad prerrafaelita, una combinación atractiva.

En este cuadro vemos la inoculación de la viruela por parte de Edward Jenner, uno de los descubridores de las primeras vacunas.

Estamos ante una de las enfermedades más contagiosa y con un alto porcentaje de muertes en la historia de humanidad. Está provocada por el virus Variola.

Se desconoce el origen de la viruela, pero se han hallado restos en momias egipcias datadas del siglo III a. C. Se estima que solo en el siglo XX, la viruela mató hasta 300 millones de personas y a 500 millones en sus últimos 100 años de existencia.​ En 1967, apenas una década antes de su último registro, se registraron 15 millones de casos.

El siglo XVIII fue el peor, ya que en Europa la población había aumentado mucho con lo cual la propagación del virus fue más fácil.

Para su contagio se necesita un contacto directo y prolongado, cara a cara. También puede transmitirse por medio del contacto directo con fluidos corporales infectados o con objetos contaminados.

Los síntomas iniciales son fiebre y vómitos​ seguidos de la formación de llagas en la boca y erupciones cutáneas. Al cabo de unos días, las erupciones cutáneas se convertían en protuberancias cargadas de denso líquido con un característico hundimiento en el centro. Con la evolución de la enfermedad, las protuberancias se convertían en pústulas y después en costras, las cuales se caían y dejaban las características cicatrices en la piel.​

Ya en el siglo XVI, en China, comenzó una forma primitiva de inoculación de la viruela, en Europa no fue hasta 1796 cuando se creó la primera vacuna moderna contra la viruela, gracias a Edward Jenner. En 1958, la Unión Soviética propuso a la OMS una campaña mundial para erradicar la enfermedad y desde 1967 se intensificaron los esfuerzos para eliminar la viruela con campañas masivas de vacunación, hasta certificar oficialmente su final en 1980. Se considera a la viruela una de las dos únicas enfermedades infecciosas que el ser humano ha logrado erradicar, junto a la peste bovina, erradicada oficialmente en 2011.

​La principal vía de prevención consistió en inocular la vacuna desarrollada contra la viruela, mientras que para su tratamiento una vez contraída la enfermedad existían antivirales específicos, aunque de efectividad escasa.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Scroll Up