Arte y Medicina: El bufón, Velázquez

¡Barrocos días! Hoy como cada mes traemos un cuadro para analizar qué patología o patologías podemos observar. En octubre nos ponemos barrocos y traemos a uno de los pintores más famosos de España y del mundo entero… ¡Velázquez!

 

Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, bautizado el 6 de junio de 15991​-Madrid, 6 de agosto de 1660), conocido como Diego Velázquez, fue un pintor barroco español considerado uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal. En sus primeros años en Sevilla tenía un estilo naturalista con una iluminación tenebrista debido seguramente a otro gran barroco como Caravaggio. Cuando se traslada a Madrid, con tan solo 28 años, el rey Felipe IV lo nombra pintor de cámara, el cargo más  importante entre los pintores de la corte. A esta labor dedicó el resto de su vida.

El bufón de primo pertenece a una serie de retratos llamados  «hombres de placer» de la corte pintados por Velázquez para decorar estancias secundarias y de paso en los palacios reales.

Enanismo.

Se trata de una patología que afecta al crecimiento óseo del individuo. Se considera que un hombre que mida menos de 1,40 y una mujer menos de 1,30, aunque se debe valorar siempre en función de la población que estemos observando.

Podemos clasificar el enanismo en dos grandes grupos proporcionado y desproporcionado:

  • Desproporcionado; cuando algunas partes del cuerpo son pequeñas otras de tamaño promedio o por encima de este. Los trastornos que causan el enanismo desproporcionado inhiben el desarrollo de los huesos.
  • Proporcionado; todas las partes del cuerpo son pequeñas en el mismo grado y parecen ser proporcionadas como un cuerpo de estatura promedio. Las enfermedades presentes en el nacimiento o que aparecen en la primera infancia limitan el crecimiento y el desarrollo en general.

Los trastornos más habituales son:

Acondroplasia: Es un trastorno del crecimiento de los huesos, debido a una alteración del tejido cartilaginoso en el estado fetal. Se caracteriza por extremidades cortas, cabeza desproporcionadamente grande con relación al cuerpo y frente prominente. Es el más común.

Cretinismo: Debido a una enfermedad en la tiroides. La detección precoz es importantísima ya que mediante tratamiento pueden mejorar.

Deficiencia de la hormona de crecimiento: La alteración de la función endocrina de la hipófisis provoca el llamado enanismo hipofisario o proporcionado, el cual se puede tratar con la hormona del crecimiento humana desarrollada por ingeniería genética, de este tipo hemos hablado en otro post sobre un cuadro de Caravaggio.

También los problemas nutricionales pueden provocar un enanismo como pueden ser:

Enfermedad celíaca:​ Es una enfermedad autoinmune producida por la ingesta de gluten, que cursa habitualmente sin síntomas digestivos que aparece sobre los 2 años. La baja estatura puede ser el único signo de la presencia de una enfermedad celíaca subyacente.

Raquitismo:​ Se trata de un trastorno ocasionado por la falta de vitamina D, calcio o fósforo. Se caracteriza principalmente por deformidades esqueléticas, crecimiento deficiente y propensión a fracturas óseas, todo ello como consecuencia del descenso de la mineralización de los huesos y cartílagos debido a niveles bajos de calcio y fósforo en la sangre.

Estas son solo algunas de las causas que pueden provocarlo, a día de hoy muchas de ellas son detectadas a tiempo y existe una solución médica para revertir los efectos de la enfermedad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *