Drogalépticos: Dune

El Universo de Dune es el escenario político, científico y social inventado por Frank Herbert para la saga original de seis novelas de ciencia ficción Dune. Fue adaptado en la película Dune (1984) de David Lynch y en una miniserie de televisión (2000); las segunda y tercera partes fueron adaptadas en otra miniserie de televisión (2003).

“Por orden imperial, la familia Atreides deberá hacerse cargo de la explotación del desértico planeta Arrakis, conocido también como «Dune», que es el único planeta donde se encuentra la especia, una potente droga que, además, es necesaria para los vuelos espaciales. Anteriormente, el planeta había sido gobernado por los Harkonen, que habían ejercido su mandato con puño de hierro, dejando una huella indeleble en la población indígena del planeta. Cuando los Harkonen atacan el planeta con el beneplácito del Emperador para retomar su posición dominante sobre el planeta, Paul, el hijo del duque Leto Atreides, deberá huir al desierto, donde le esperan múltiples peligros y una última oportunidad de vengarse y volver a su legítimo lugar como gobernante de Arrakis “.

La melange es una especia que se encuentra en el planeta Dune qué se describe como una droga que le da al consumidor una esperanza de vida larga, gran vitalidad, y elevada cognición; también puede desatar la presciencia en algunos sujetos, o poderes oraculares de visión del futuro, dependiendo de la dosis y la fisiología del consumidor. Su producción y recolección es complicada ya que la produce un gusano gigante que vive en las arenas de Dune. Esta droga es usada por todo el Universo Conocido, y es un signo de riqueza. Ingerirla es muestra de consumo ostentoso.

Después se descubre un método artificial para producir la especia es descubierto por los Bene Tleilax o Tleilaxu. A esta especia sintética la denominan “Amal” y es sintetizada en secreto sin conseguir sacar del mercado a la especia melange natural.

Esta droga tiene efectos psicotrópicos, y parar su consumo puede causar la muerte después de un periodo de dolorosa desintoxicación, aunque la mayoría de los habitantes del imperio la toman, ya que incrementa en varios cientos de años la vida humana. Una droga muy extraña que por suerte solo es ciencia ficción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *