El Imperio Británico, el más extenso de la historia

Desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XX los británicos se convirtieron poco a poco en señores del mundo. Con una superficie de más de 33 mil millones de kilómetros cuadrados, donde llegó a vivir una cuarta parte de la población mundial total, lo convierte en el Imperio más extenso de la historia.

Los británicos basaron su expansión en el control del mar, siendo una isla era la única opción. Es Isabel II la que empezaría el verdadero esplendor del imperio marítimo inglés, aquí se producen los primeros intentos de colonizar Norteamérica, en su disputa con el Imperio español de Felipe II, que empezó muy bien con la derrota de la Armada Invencible, y los ataques de Francis Drake, pero acabó en empate tras el desastre de la Contraarmada en A Coruña.

La primera colonia americana nacería en Jamestown en 1607, pero el resto de siglo fue un retroceso por los continuos problemas internos en la isla. 

Isabel I por Isaac Oliver

Pero ya en el siglo XVI, con la nueva denominación de Gran Bretaña tras la unión total con Escocia, el imperio empezó a crecer de verdad, sobre todo tras la Guerra de Sucesión Española, donde conquistaron el Peñón de Gibraltar. A mediados de siglo Gran Bretaña era ya el rival a batir, con la Guerra de los Siete años (1756-1763), contra Francia y sus aliados, supuso la consolidación de las colonias británicas en Norteamérica a costa de los franceses y españoles. Empezaron lo que después tan bien se les daría a los norteamericanos, las matanzas de indios. Pero poco les duraría la alegría, para 1776, aquellas Trece Colonias originales británicas se habían convertido en Estados Unidos y se habían independizado. A partir de este punto de inflexión el imperio se centrará sobre todo en su expansión por Asia, pero conservando su dominio sobre Canadá y los demás territorios norteños.

En 1800 se produce el Acta de Unión, con la unión política de Irlanda, por lo que el imperio pasa a llamarse Reino Unido de Gran Bretaña. El Reino Unido sería el principal rival de Napoleón y cuando esté cae en 1814-15, Reino Unido gana una enorme cantidad de territorio (Malta, Tobago, Santa Lucía, Seychelles e isla Mauricio, además del control de muchas islas griegas).  Hay que destacar el fin del comercio de esclavos en 1807.

Para estas fechas en la isla comenzaría la Revolución industrial, que convirtió a Reino Unido en el principal motor industrial del mundo.

El subcontinente indio entró en los planes británicos tras la conquista de Bengala por la Compañía Británica de las Indias Orientales en 1757, tras muchas conquistas, la Compañía cayó tras la Rebelión de los cipayos en 1857, pasando todo el territorio a manos de la Corona británica. La expansión continuó, gracias al comercio de té, India, Ceilán, Birmania y Malasia pasaron a estar controladas por Reino Unido, al igual que Hong Kong en 1841, tras las guerras del opio. En 1876, la reina Victoria fue proclamada Emperatriz de la India.

La reina Victoria por Heinrich von Angeli

Oceanía sería otro de los lugares principales de ocupación británica. Australia empezó a ser usada como colonia prisión a partir de 1788, la ocupación australiana fue especialmente cruel, ya que destruyeron la cultura aborigen y casi los llevaron a la aniquilación.  En 1840 ya controlaban, con más o menos problemas, Nueva Zelanda tras una difícil guerra con los maoríes.  

Pero un imperio tan extenso, que se encontraba repartido por todos los continentes, empezó a tener problemas de competitividad hacia la década de 1870, ante naciones más jóvenes e industrializadas como Alemania y Estados Unidos.

Los europeos pusieron sus ojos en África, que hasta la fecha se había salvado, y Reino Unido, que sólo contaba con algunas islas y la Ciudad de El Cabo a partir de 1795, no se iba a quedar atrás. En 1882, dado su interés por el Canal de Suez, tomó Egipto y ya que estaba, Sudán en 1898. Sudáfrica fue conquistada en las Guerras Boer a partir de 1899. Poco a poco Gran Bretaña se hizo con el control de muchos e importantes territorios, hasta tener bajo su control al 30% de la población africana. La idea de un ferrocarril desde El Cairo hasta El Cabo estuvo a punto de ser una realidad, si no fuera por la intromisión alemana en los territorios de Tanganica.

El Imperio Británico en 1886 por Walter Crane

Es en este momento donde alcanza su máxima extensión, con unos 531 millones de súbditos en 34,5 millones de kilómetros cuadrados.

Como habían aprendido la lección con Estados Unidos, desde 1855 a muchas colonias le dieron mucha autonomía, como Terranova, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, a otras, bueno, las trató bastante peor. Muchos de estos países formarían después la Commonwealth

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, donde participaron todas las colonias inglesas, se inicia el principio del fin del Imperio Británico, tras la guerra numerosas colonias se van independizando de forma pacífica, a excepción de Irlanda, que tuvo que luchar en 1922, pero a los irlandeses siempre los trataron fatal. Y tras la Segunda Guerra Mundial, donde quedó claro que ya no eran una gran potencia, se produjo la descolonización de Asia y África, proceso que duró hasta la década de 1960.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *