¿Se ha resuelto la identidad de Jack el destripador?

Jack el Destripador aterrorizó las calles de Londres hace más de un siglo y puso en jaque a la policía convirtiéndose en uno de los misterio que ha generado miles de teorías y especulaciones sobre las que ya hablamos en una serie de posts que os dejo aquí, aquí y aquí. Pues esta semana un equipo forense parece que ha resuelto la identidad de este asesino y con ello ¿Se acabarán las especulaciones? Yo creo que no…

Las pruebas genéticas publicadas esta semana apuntan a Aaron Kosminski, un barbero polaco de 23 años y el sospechoso principal de la policía en ese momento. Los resultados provienen de un examen forense de un chal de seda que, según los investigadores, se encontró junto al cuerpo mutilado de Catherine Eddowes, la cuarta víctima del asesino, en 1888. El chal está salpicado de lo que se dice que es sangre y semen, este último se cree que es del asesino.

Esta no es la primera vez que Kosminski ha sido vinculado a los crímenes.

Pero es la primera vez que la evidencia de ADN se publica en una revista revisada por pares. Las primeras pruebas genéticas en muestras de chales fueron realizadas hace varios años por Jari Louhelainen, un bioquímico de la Universidad John Moores de Liverpool en el Reino Unido, pero dijo que quería esperar a que el alboroto desapareciera antes de presentar los resultados. El autor Russell Edwards, que compró el chal en 2007 y se lo entregó a Louhelainen, utilizó los resultados inéditos de las pruebas para identificar a Kosminski como el asesino en un libro de 2014 llamado Nombrando a Jack el Destripador. Pero los genetistas se quejaron en el momento de que era imposible evaluar las afirmaciones porque había pocos detalles técnicos sobre el análisis de las muestras genéticas del chal. Revista Sciencie.

Las pruebas compararon fragmentos de ADN mitocondrial, la porción de ADN heredada solo de la madre, obtenida del chal con muestras tomadas de descendientes vivos de Eddowes y Kosminski. El ADN coincide con el de un pariente vivo de Kosminki, concluyen en el Journal of Forensic Sciences.

Y ojo, este análisis también sugiere que el asesino tenía cabello castaño y ojos marrones, lo que concuerda con la evidencia de un testigo ocular.

Los detalles clave sobre las variantes genéticas específicas identificadas y comparadas entre las muestras de ADN no se incluyen en el documento. Los autores dicen en su artículo que la Ley de protección de datos les impide publicar las secuencias genéticas de los parientes vivos de Eddowes y Kosminski. Pero hay muchas críticas al respecto…

Walther Parson, científico forense del Instituto de Medicina Legal de la Universidad Médica de Innsbruck en Austria, dice que las secuencias de ADN mitocondrial no representan un riesgo para la privacidad y los autores deberían haberlas incluido en el documento.

“De lo contrario el lector no puede juzgar el resultado. Me pregunto a dónde irán la ciencia y la investigación cuando comenzamos a evitar mostrar resultados, pero en cambio presentamos cuadros de colores “.

Hansi Weissensteiner, un experto en ADN mitocondrial también en Innsbruck dice que solo puede demostrar de manera confiable que las personas, o dos muestras de ADN, no están relacionadas.

“Basado en el ADN mitocondrial, solo se puede excluir a un sospechoso”. En otras palabras, el ADN mitocondrial del chal podría ser de Kosminski, pero probablemente también provenga de miles de personas que vivían en Londres en ese momento.

Las nuevas pruebas no son el primer intento de identificar a Jack el Destripador a partir del ADN. Hace varios años, la autora estadounidense de crimen, Patricia Cornwell, pidió a otros científicos que analizaran el ADN en muestras tomadas de cartas que supuestamente envió el asesino en serie a la policía. Según el análisis de ADN y otras pistas, dijo que el asesino era el pintor Walter Sickert, aunque muchos expertos creen que esas cartas son falsas. Otro análisis genético de las cartas afirmaba que el asesino podría haber sido una mujer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *