Drogalépticos: Enter The Void

“Enter the Void es una película francesa de drama fantástico estrenada en 2009. Descrita por su escritor y director Gaspar Noé como un «melodrama psicodélico», está protagonizada por Nathaniel Brown, Paz de la Huerta y Cyril Roy. Escenificada en los ambientes de clubes nocturnos de Tokio, la historia sigue a Óscar, un joven narcotraficante estadounidense que sufre un disparo por la policía, pero continúa viendo los siguientes eventos durante una experiencia extracorporal. Grabada desde tu punto de vista, que a menudo flota sobre las calles de la ciudad, y ocasionalmente incluye a Óscar observando sobre su propio hombro cuando recuerda su pasado”.

Una de las drogas que vende es la DMT o dimetiltriptamina; se trata de un enteógeno, es decir, es un compuesto que se encuentra en la naturaleza y pertenece a la familia de la triptamina y que en muchas culturas se ingiere para provocar un estado modificado de conciencia. Se utiliza en contextos espirituales, religiosos, ritualísticos y chamánicos además de usos recreativos, lúdicos o médico. Cuando se refina, la DMT es un sólido cristalino de color blanco. Sin embargo la que se encuentra en el mercado es impura y puede aparecer en color amarillo, naranja. La DMT se extrae de la corteza de la raíz de la Mimosa tenuiflora.

Esta droga es un alcaloide triptamínico qué se usa para elaborar la ayahuasca o yajé, como ya os contaba en otro drogalépticos. Se metaboliza muy rápidamente, con lo cual al ser tomada por vía oral se inactiva, para que esto no ocurra debe combinarse con otras plantas como son la Banisteriopsis caapi o Peganum harmala, que poseen Beta-carbolinas, haciendo así posible su ingestión y efectos.

Actualmente se está estudiando que hace la DMT en nuestro cuerpo, puesto que se han encontrado trazas de ella en orina y cerebro. Una de las teorías dice que la DMT puede estar implicada en los sueños o en experiencias cercanas a la muerte causando alucinaciones. Los últimos estudios indican que la DMT tiene un rol fundamental en el sistema nervioso humano como regulador del receptor SIGMA-1 qué está ampliamente distribuido tanto en el sistema nervioso central como en el periférico.

De forma recreativa, la DMT puede sintetizarse y ser fumada en pipa sin necesidad de combinarla para evitar su inactivación por vía oral. Sus efectos duran entre 5 y 30 minutos y se caracterizan por una gran intensidad subjetiva y fuertes y elaboradísimas alucinaciones, comunicaciones no verbales con “seres desconocidos”, “maquinaria y ciudades futuristas”, “viajes a otras realidades y planos”, “expansión mental”, etc. En forma de sal puede ser inyectada o por vía inhalada. No existe la tolerancia con la DMT, esto parece estar relacionado con su rol endógeno y rápida metabolización.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *