Una mujer dio a luz a un niño usando el útero de una donante fallecida

El bebé está sano y se desarrolla normalmente y está a punto de cumplir su primer año de vida.

En 2016, según el estudio publicado en The Lancet, cirujanos de un hospital brasileño trasplantaron un útero en el cuerpo de una mujer de 32 años que nació sin él. El útero originalmente pertenecía a una mujer de 45 años que había muerto de un derrame cerebral.

Cinco meses después del trasplante, el útero no mostró signos de rechazo, y la receptora estaba experimentando una menstruación regular.

Antes de la cirugía, la mujer brasileña se había sometido a un ciclo de fertilización in vitro con los qué consiguieron ocho embriones fertilizados. Siete meses después del procedimiento de trasplante, los cirujanos implantaron esos embriones, que habían sido congelados criogénicamente, en el útero donado. Diez días después, los médicos confirmaron que estaba embarazada.

El 15 de diciembre de 2017, la mujer dio a luz a una niña por cesárea. Durante ese procedimiento, los cirujanos también extrajeron el útero donado.

Tres días después del parto, el bebé y su madre salieron del hospital. Un año después, la niña está sana y se desarrolla normalmente, dijo a Scientific American Dani Ejzenberg, el médico que dirigió el equipo de transplantes.

Sabemos que desde 2014 es posible que una mujer se quede embarazada y dé a luz a un bebé sano a través del útero de una donante. Sin embargo, las donantes de esos úteros siempre fueron mujeres vivas, generalmente un miembro de la familia o un amigo del receptor.

Al incluir úteros de mujeres fallecidas la reserva de donantes aumentará con lo qué a su vez aumentará el número de personas con problemas de fertilidad que podrán beneficiarse de esta cirugía.

Tal vez algún día, un procedimiento similar podría incluso permitir que las mujeres transgénero den a luz. Los expertos dicen que ya es teóricamente posible, y este último avance elimina al menos una barrera restante: la necesidad de encontrar un donante vivo dispuesto a separarse de su útero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *