Soy Rhonda, de Asuntos Internos – 3

Hay dos anuncios que me dan retortijones en los últimos tiempos, uno de fuet y otro de salchichas.

Y no porque me esté volviendo vegetariana, porque éste de Oscar Mayer “Americanos” y éste de Campofrío “Larga Vidason de mis favs de la sección de refrigerados.

Pero los que no trago son los nuevos de El Pozo y Campofrío.

El primero va de un chico que regala flores a su madre para que le haga la comida. A sus ¿35? años. En serio?? Ok a que vayas a comer a casa de tu madre porque pases de cocinar, pero que le regales flores no te hace menos dependiente.

Y la segunda parte de este anuncio de El Pozo, en la que su madre se pasa por su casa con amigas sin avisar, me hace pensar en una retorcida relación madre-hijo… menos mal que ella tiene amigas con las que él se desternilla, porque si no 3…2…1… Norman Bates.

El otro anuncio, el de Campofrío, es también muy paterno-filial. Se inicio en tono ogro “no te levantas hasta que no te lo comas todo!”, y ¡hostias! qué mal rollo te entra. ¿Es una anuncio de apadrinamiento? ¿Son esos niños Hansel y Gretel? ¿Por qué tanto odio en un hogar decorado con muebles de Ikea? Menos mal que los padres recapacitan y se dan cuenta de que esos niños a los que maltratan serán los que les cuiden, den las pastillas, y no metan en un asilo cuando se jubilen. Por eso deciden comprarles salchichas, para que sean felices y no les devuelvan el maltrato cuando sus padres sean viejos. Jajaja, qué tronchante.

Por favor, ¿podemos dejar de crear anuncios alrededor de psicopatías varias para la sección de charcutería?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *